En la industria farmacéutica es habitual subcontratar parte de los procesos: para realizar investigaciones o control de calidad que requieren equipamiento muy especializado, o bien para cubrir puntas de producción. Con este enfoque nació Kymos en el 2001 en el Parc Científic de Barcelona. Fue creada por un grupo de profesionales del sector con el apoyo financiero de la familia Puig, antiguos propietarios del laboratorio Puig Sala que se fusionaron con el italiano Menarini para España y Latinoamérica.

Los Puig salieron de Menarini en el 2009, y Joan Puig de Dou, que era director de operaciones de Menarini España, asumió en el 2011 la dirección general de Kymos para poner en marcha un plan de crecimiento. La compañía empleaba a una veintena de personas, con una facturación de 1,8 millones. Este 2016, cerrará por encima de los 6 millones, y emplea a cerca de 70 personas, “más de 40 son doctores en farmacia, química, biología, biotecnología u otros licenciados superiores”, explica Puig de Dou.

“Dentro de nuestro sector –denominado contract research organization (CRO)– hay grandes compañías generalistas y otras más focalizadas. Nosotros estamos especializados en análisis”, explica Puig de Dou. Kymos realiza controles de calidad de medicamentos o de sus componentes, estudios de bioequivalencia, estudios de estabilidad para determinar la caducidad o, en investigación, análisis de muestras de tejidos (animales o humanos) en los procesos de fases pre y clínicos de los medicamentos. Entre sus clientes figuran Sandoz, Almirall, Galenicum, Ipsen, Cinfa, Recipharm, multinacionales o pequeñas biotec.

En el 2012, Kymos absorbió un equipo de investigación de 10 personas del centro que la multinacional francesa Ipsen cerró en Sant Feliu de Llobregat. “Nos permitió entrar en el sector de los biológicos, que ahora ya representa más de la mitad de la investigación farmacéutica mundial”, y cerca del 40% del negocio de Kymos.

En enero del 2015, Kymos se trasladó a una sede de 1.500 m2 en el Parc Tecnològic del Vallès, con una inversión de 1,2 millones. En el 2016 “invertimos otro millón para ampliar capacidad y nuevos servicios”, añade. Es el primer paso de un nuevo salto: “Estamos preparando el nuevo plan estratégico. Queremos llegar en tres años a facturar 10 millones de euros, la mitad en el exterior (ahora no llega al 40%)”, explica Puig de Dou, y para conseguirlo, no descartan comprar alguna compañía. Actualmente tienen agentes en Francia, Alemania e Italia.

Por Mar Galtés / La Vanguardia

Subscribe to Directory
Write an Article

Recent News

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Highlight

Interview with Dámaso Molero, general m...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero: “There are great opportunities in Latin America for ...

Webinar: The importance of the disposabl...

by MICROPTIC S.L.

Microptic organizes a new free webinar on July 23rd: The importance of...

Photos Stream