Cada año se detectan en el mundo más de 10 millones de casos de tuberculosis, la primera enfermedad infecciosa causante de muerte en todo el mundo, por delante del VIH y la malaria. En la actualidad, su incidencia se ha reducido drásticamente en los países desarrollados: en Catalunya se diagnostican entre siete y diez casos por cada 100.000 habitantes y afecta sobre todo a población vulnerable como personas procedentes de países con una alta incidencia de tuberculosis, de edad avanzada o con inmunosupresión. Coincidiendo con el Día Mundial de la Tuberculosis, Vall d'Hebron destaca la importancia de un buen control de una enfermedad que se cura en más del 95% de las personas que reciben un seguimiento y tratamiento adecuados.

La Unidad de Tuberculosis de Vall d'Hebron-Drassanes atiende más de cien casos anuales y es el centro que concentra un mayor número de pacientes de Catalunya, además de recibir a los de mayor complejidad. La forman un equipo multidisciplinario con participación de más de siete servicios del Hospital Universitario Vall d'Hebron y trabaja de forma coordinada con otros centros nacionales e internacionales y en el ámbito local con todos los actores implicados, incluidas Atención Primaria y la Agencia de Salud Pública de Barcelona, entre otros. Desde enero de 2013, la Unidad de Tuberculosis de Drassanes se incorporó a la Unidad de Tuberculosis dentro del Programa Especial de Enfermedades Infecciosas Vall d'Hebron-Drassanes.

“El diagnóstico, tratamiento y control de las personas con tuberculosis y sus contactos es complejo y tiene que realizarse por una unidad clínica altamente especializada y dimensionada”, reflexiona el Dr. Adrian Sánchez Montalvá, médico adjunto del Servicio de Enfermedades Infecciosas de Vall d'Hebron, presidente de la Subcomisión de Tuberculosis del Hospital e investigador del grupo de investigación en Enfermedades Infecciosas del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR). Al tratarse de una enfermedad infecciosa de origen bacteriano que se transmite a través del aire, resulta muy importante el control de casos y la prevención: Vall d'Hebron lleva a cabo estudio de contactos y cribado en aquellas poblaciones de más riesgo. Para realizarlo, el papel de las enfermeras de práctica avanzada resulta fundamental, así como de otros profesionales del Servicio de Medicina Preventiva y Servicio de Medicina del Trabajo, que se coordinan con la Agencia de Salud Pública para llegar a todas las personas en riesgo después de un nuevo diagnóstico de tuberculosis.

Normalmente, la tuberculosis es una enfermedad que tiene un curso subagudo. Las personas con tuberculosis presentan síntomas varias semanas antes de ser diagnosticadas. Un diagnóstico rápido es de vital importancia para evitar el contagio en la comunidad. Los niños, las personas mayores, las personas portadoras del virus del sida o con cáncer o diabetes o las mujeres embarazadas normalmente sufren las formas de la enfermedad más graves. Si las personas afectadas por la enfermedad siguen de manera correcta el tratamiento se pueden curar completamente.

La Unidad de Tuberculosis Vall d'Hebron-Drassanes dispone de una Subcomisión de Tuberculosis, un órgano consultivo para consensuar procesos, procedimientos y acciones locales estratégicas, difundir novedades y realizar acciones para mejorar el manejo de la tuberculosis y otras microbacterias, así como confeccionar nuevos protocolos y recomendaciones. La Subcomisión de Tuberculosis está integrada dentro de la Comisión de Infecciosas y aporta su experiencia en el campo de las microbacterias. También mantiene vínculos de colaboración con Salud Pública y las autoridades sanitarias. Asimismo, Vall d'Hebron realiza actividades de docencia desde la Subcomisión de Tuberculosis del Hospital como sesiones mensuales y sesiones sobre tuberculosis y microbacterias en el ámbito internacional.

La investigación, fundamental en el tratamiento de la tuberculosis

A través del grupo de investigación de Enfermedades Infecciosas y de Microbiología del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR), participamos en ensayos clínicos para encontrar nuevos esquemas terapéuticos para las personas con tuberculosis, así como mejorar el seguimiento, diagnóstico y conocer mejor su respuesta inmunitaria.

Vall d'Hebron ha participado en diferentes proyectos europeos de investigación en tuberculosis financiados por la Unión Europea, como la European-Latin American TB Research Collaboration Network, donde se logran objetivos de transferencia de conocimiento mediante la realización de proyectos de investigación como por ejemplo, un ensayo clínico con personas vulnerables y la criba de la enfermedad en prisiones de Paraguay.

También en el proyecto EU-PEARL (EU Patient-cEntric clinicAl trial pLatforms), una alianza estratégica público-privada única para conceptualizar y liderar el diseño de una plataforma de investigación integrada y centrada en el paciente para el desarrollo de nuevos medicamentos a Europa, que se centró de entrada en cuatro enfermedades, entre las cuales estaba la tuberculosis.

Por otro lado, el grupo de Enfermedades Infecciosas colabora estrechamente, desde hace más de una década, en actividades de investigación en tuberculosis en Angola y ha conseguido importantes hitos en el diagnóstico y tratamiento de las personas con tuberculosis resistente. También colabora en el Paraguay con el Instituto de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (INERAM), centro de referencia al país en el manejo de la tuberculosis.

Subscribe to Directory
Write an Article

Recent News

Más de 1.500 cambios epigenéticos en e...

Un equipo de investigadores de la Universidad Juli...

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

Highlight

Eosinófilos. ¿Qué significa tener val...

by Labo'Life

​En nuestro post hablamos sobre este interesante tipo de célula del...

Longer breastfeeding duration leads to l...

by Fundació Sant Joan de Déu

They have led the largest brain imaging study of children aged 9 to 11...

Photos Stream