Las largas horas frente al ordenador, al móvil, o a otros dispositivos electrónicos provocan graves efectos en la visión y una inevitable disminución del parpadeo, exposición aumentada del ojo y el consecuente desecamiento de la superficie ocular. Para ello, es necesario mantener una correcta higiene visual y hacer uso de lágrimas artificiales.

¿Qué son las lágrimas artificiales?

Las lágrimas artificiales son unos colirios que refuerzan la lágrima natural de nuestros ojos, impidiendo que se resequen, con todos los problemas que esto puede acarrear. Podríamos decir que son a nuestros ojos lo que la crema hidratante a nuestra piel, es decir que las podemos usar aunque no tengamos molestias.

¿Cuáles adquirir?

Son preferibles las lágrimas sin conservantes, ya que podremos administrar tanta cantidad como queramos. Suelen funcionar muy bien las que contienen hialuronato sódico. Actualmente hay una amplia oferta y son un producto de fácil adquisición en cualquier farmacia.

¿Cuándo usarlas?

Es recomendable que todos tengamos lágrimas artificiales en casa y que las apliquemos cuando hacemos uso de la visión cercana ante el móvil, el ordenador, la tablet o simplemente leyendo. Debemos usarlas aunque no tengamos síntomas, pues en estas ocasiones parpadeamos menos, manteniendo el ojo abierto durante más tiempo y secándose, algo que puede producir muchas molestias y complicaciones.

Si el colirio adquirido carece de conservantes, tal y como recomendamos, podemos aplicar tanta cantidad como queramos. Por ejemplo, si estamos frente al ordenador, podemos ponernos lágrimas cada hora u hora y media, y aumentar la frecuencia si nos hace falta, incluso si queremos hacerlo cada 5 minutos.

En cambio, si el colirio lleva conservantes –aunque cada vez hay menos en el mercado– no conviene usarlo más de 3 ó 4 veces al día.

¿Son compatibles con las lentillas?

Generalmente sí, siempre que el colirio esté exento de conservantes. Si es así, no existe ninguna contraindicación. Eso sí, debemos tener especial cuidado con la limpieza de las lentes de contacto.

Desmentimos falsos mitos

Muchos pacientes tienen el falso convencimiento de que el ojo dejará de producir su lágrima natural al administrar estos colirios, pero nada más lejos de la realidad: no por ponernos lágrima artificial acostumbraremos a nuestros ojos. Igual que el uso de crema hidratante no modifica las características de nuestro organismo, sucede lo mismo con las lágrimas artificiales. Más bien al contrario, ya que las lágrimas son la mejor prevención de los problemas derivados de la sequedad ocular.

Doctor Borja Salvador Culla, oftalmólogo del Centro de Oftalmología Barraquer.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Un grupo de investigación de Lleida par...

by IRB Lleida. Institut de Recerca Biomèdica

Se encarga del desarrollo de sensores y software para pacientes diagno...

Diapositiva de Fotos