El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Biocat ha organizado una nueva edición del Curso de Iniciación al Bioemprendimiento "Claus per Bioemprendre", donde expertos de la BioRegión han desvelado algunas de las piedras que se han encontrado en su camino y algunos consejos para que otros no vuelvan a caer en ellas. Lluis Ruiz-Ávila, CEO de Spherium Biomed; Laura Soucek, Fundadora y CEO de Peptomyc; Marc Ramis, Cofundador y CEO de Senolytic Therapeutics; Lluís Pareras, Director de HealthEquity SCR; Christian Brander, Cofundador y Director Científico de Aelix Therapeutics; Judit Anido, Cofundadora y Directora General de Mosaic Biomedicals; Montserrat Vendrell, Socia de Alta Life Sciences; Ignasi Costas, Socio de RCD-Rousaud Costas Duran y Marc Martinell, Fundador y CEO de Minoryx Therapeutics, nos desvelan algunas de las lecciones aprendidas a lo largo de su trayectoria.

1.-¿Nadie cree en tu idea? Demuéstrales que se equivocan


Laura Soucek, Fundadora y CEO de Peptomyc, lleva más de 20 años trabajando en un inhibidor de la oncoproteína Myc, implicada en la mayoría de cánceres. "Me decían que era imposible inhibir esta proteína sin dañar las células normales: era un dogma en biología y nunca nadie lo había intentado por miedo a los efectos secundarios".

Soucek lo hizo: in vitro la idea funcionaba. Cambió Roma por San Francisco y lo probó en ratones. "Se curaban y sin efectos secundarios, pero me decían que eso no servía", recuerda. Se instaló en Barcelona y obtuvo la misma eficacia con tumores humanos implantados en ratones. "¡Mi obsesión era que esto llegara a los pacientes! Pero me decían que mi molécula era demasiado grande para entrar en las células humanas. Se equivocaban de nuevo". Patentó la capacidad de sus péptidos para llegar al núcleo de la célula, en 2014 constituyó Peptomyc y ahora la empresa prepara las pruebas de seguridad y toxicidad preclínica en varias especies animales.

Dream big: La diferencia entre que un proyecto salga adelante o caiga a medio camino es la perseverancia que pones", resume Judit Anido, Cofundadora y Directora General de Mosaic Biomedicals. En su caso, el sueño es trasladar a los pacientes los descubrimientos que hizo a lo largo de años de investigación en oncología con Joan Seoane. "Quería que nuestra ciencia se convirtiera en ciencia real. Dos pequeñas biotecnológicas nos prepusieron licenciar nuestra investigación y pensé: ¿Por qué no hacerlo nosotros?".

2.- ¿Científico o emprendedor? Los sombreros pueden ser reversibles

Mientras hacía carrera académica, Marc Ramis, Cofundador y CEO de Senolytic Therapeutics, decidió que prefería el mundo empresarial. Se incorporó a Novartis, y entonces decidió que prefería la carrera académica. Mientras hacía su tesis en Oxford vio a su jefe de laboratorio fundar una empresa. "¡Yo no tenía ni idea de que esto fuera una opción!", recuerda. Así comenzó su trayectoria de emprendedor en serie.

Christian Brander ha escogido compaginar la carrera académica y empresarial: es el director científico del programa HIVACAT en IrsiCaixa y Cofundador y Director Científico de Aelix Therapeutics. "Compaginar los dos mundos puede generar grandes sinergias, ¡pero también un buen dolor de cabeza! -advierte-. Tus compañeros investigadores te consideran un 'hombre de negocios', y tus inversores presionan para que te centres en tu empresa. Tienes que cambiar de sombrero continuamente".

3.- ¿Tu abuela no entiende a qué te dedicas? Aprende a explicar tu proyecto

"Cuando somos jóvenes, muchos científicos pecamos de soberbios -reconoce Lluis Ruiz-Ávila, CEO de Spherium Biomed-. Cuando expliqué mi tesis a mi abuela, de 70 años, su respuesta fue: 'Qué interesante, hijo... ¿pero tú, de qué trabajas?'"

Y es que saber explicar la investigación a la sociedad para que vea la ciencia como una actividad productiva es uno de los retos que afronta todo investigador. "Hay que entender de donde partimos: no importa cuántas publicaciones en revistas de prestigio avalen tu investigación, esto no explica ni el 1% de las posibilidades de éxito de tu descubrimiento -advierte-. Cuando una venture capital te pregunta por qué debe invertir en tu empresa, muchos investigadores responderán que ha salido en Nature. Y lo que quiere saber el inversor es si has probado la estabilidad del fármaco, la toxicidad...". Además, al inversor se le debe presentar un proyecto fácil de entender: el Target Product Profile. "No tenemos que vender unos resultados, sino una historia basada en estos resultados", recuerda Ruiz.

Tan importante como saber explicar, es escuchar el feedback del otro. "A menudo estamos tan centrados en el proyecto que no vemos lo que pasa a nuestro alrededor -avisa Judit Anido-: No dejes de escuchar". Este consejo lo tiene más que asumido Marc Martinell, Fundador y CEO de Minoryx Therapeutics, que en tres meses se reunió con 70 personas para explicarlas su primer plan de negocio, escrito en una libreta. "Quería saber cómo les sonaba: esto me permitió hacer el plan de negocio detallado".

4.- ¿Te preocupa la financiación? Preocúpate también del tiempo

"Los emprendedores están obsesionados con el dinero. A mí lo que de verdad me preocupa es el tiempo", advierte Marc Ramis, cofundador y CEO de Senolytic Therapeutics, que vive a caballo entre Barcelona y Boston. "La burocracia es nuestro gran obstáculo", lamenta este emprendedor en serie, que fundó su última empresa por internet, desde el aeropuerto de Barcelona, y cuando aterrizó en Boston ya la tenía constituida.

También le preocupaba el tiempo a Laura Soucek, Fundadora y CEO de Peptomyc, cuando le advirtieron que mientras solicitara la patente de sus péptidos no podría publicar los resultados. "La lección que aprendí y que recomiendo a otros emprendedores es que hagan muy rápido su estudio de patentabilidad, para no detener la publicación si después no pueden obtener la patente -aconseja-. El estudio, además, te ayuda a prever las críticas que te encontrarás y preparar estudios para responderlas".

5.- Elige CEO y rodéate de un buen equipo

“Es muy importante ser consciente de lo que no sabes hacer, y compensar estas carencias con un buen equipo", destaca Judit Anido, cofundadora y Directora General de Mosaic Biomedical, que completó su formación científica con un MBA. También lo hizo Laura Soucek, fundadora y CEO de Peptomyc. "Algunas convocatorias de financiación pública establecían como requisito que la empresa tuviera un CEO. Yo no quería serlo -confiesa-, no tenía formación, y queríamos contratar uno pero no nos daban el dinero justamente por no tener CEO: ¡era muy frustrante!". Como solución, el consultor José Luis Falcó se incorporó al equipo como interim CEO, mientras Laura se formaba con un MBA para asumir el cargo.

"El factor de fracaso más importante en las startups es la convivencia entre los socios -avisa Ignasi Costas, socio de RCD-Rousaud Costas Duran-. Hay que tener claro el objetivo de cada uno: he visto startups fracasar porque un socio quería vender la empresa y el otro no, mientras que compañías como Oryzon han podido pivotar respecto a su plan inicial gracias a su cohesión interna". Las cláusulas del pacto de socios, apunta Costas, ayudan a dejar claras las reglas del juego.

6.- ¿Buscas inversores? Elige quien te aporte algo más que dinero

Un consejo se repite en boca de todos los emprendedores: "Busca inversores que te puedan aportar no solo dinero sino también asesoramiento, porque pasarán a formar parte de tu equipo ya veces asumirán el mando del proyecto", subraya Laura Soucek, que ha captado más de 5 millones de euros de capital privado para Peptomyc.

Para encontrar este asesoramiento, Marc Ramis aconseja dirigirse a "fondos especializados, y especialmente los fondos corporativos de las grandes farmacéuticas: nadie te podrá orientar mejor que ellos en tu proyecto".

7 .- ¿Los 'venture capital' te ignoran? Aprende de sus secretos

"Los analistas de inversión estamos entrenados para decir 'no' a la mayoría de proyectos que nos llegan". Así de contundente se muestra Lluís Pareras, Director de HealthEquity SCR. ¿El secreto para pasar el filtro? Segundo Pareras, el retrato robot de la empresa con posibilidades de obtener financiación implica "que dé solución a un problema real importante - big problem, big money -; que tenga una prueba de concepto sólida lo más objetiva posible; que pueda demostrar su eficacia en las indicaciones a las que se dirija y se deje asesorar por los inversores y los expertos en regulatory a la hora de escoger otras indicaciones o extensiones de línea; y que tenga un buen CEO y CSO con una buena red de contactos".

En palabras de Marc Martinell, fundador y CEO de Minoryx Therapeutics, "para gustar a los inversores deben alinearse los astros: los tienes que gustar tú, tu tecnología y no haber tenido malas experiencias previas en un proyecto similar". Ante esto: persistencia. "A menudo el mismo inversor que ahora te dice que no, ¡quiere entrar en tu ronda el próximo año!", consuela Martinell.

8.- Prepara la 'wow slide' y permanece atento a preguntas 'killer'

Aviso a emprendedores: "Tienes que ser capaz de explicar tu mensaje a los inversores en 5 minutos", dice Montserrat Vendrell, socia de Alta Life Sciences. Vendrell aconseja estructurar la presentación en 10 diapositivas clave: introducción, problema/oportunidad, solución (por qué eres mejor), mercado, estrategia de llegada al mercado, modelo de negocio, competencia, equipo, proyecciones financieras y necesidades de financiación. Durante esta presentación, pueden pasar dos cosas. "Hay una wow slide que es la que nos hace decidir invertir -reconoceLluís Pareras, Director de HealthEquity SCR-. Pero también hay killer slides, e intentamos identificarlas para matar el tema lo más rápido posible".

¿Más secretos? "Cuando estamos valorando una inversión, al final de la reunión me gusta preguntarle al CEO que le preocupa de su proyecto -desvela Lluís Pareras-. Hay dos tipos de respuestas: quien cree que lo tiene todo controlado, y quien saca del bolsillo una lista de paranoias que le dan miedo. Los buenos CEO son los paranoicos". También hace preguntas killer Guy Nohra, Socio fundador de Alta Life Sciences. "Él se fija mucho en la persona y le gusta plantear cuestiones para desconcertar: he visto emprendedores ponerse muy nerviosos por una pregunta sobre por qué decidieron emprender", desvela su socia Montse Vendrell.

9.- No olvides el foco: los pacientes

El emprendedor no es el único que desea que su proyecto de investigación siga adelante. "Hay pacientes esperando que tu trabajo funcione: lo que para ti puede ser una aventura económica, para otros es una cuestión de vida o muerte", recuerda Luis Ruiz, de Spherium Biomed.

Por ello, tener relación con las asociaciones de pacientes es básico, especialmente cuando se trabaja en enfermedades minoritarias. "Los pacientes te ayudan a entender la enfermedad y qué es lo importante para ellos, que no siempre coincide con lo que es importante para el regulador, y tenerlo en cuenta en los estudios clínicos", destaca Marc Martinell, de Minoryx. La credibilidad, sin embargo, es un must. "No los puedes hacer falsas promesas", recuerda Martinell.

10.- Adopta una actitud zen

Emprender nunca es un camino en línea recta. Incluso en la trayectoria apoteósica de Minoryx, con una molécula ya en fase III, ha habido altibajos. "No ha sido un camino de rosas: ¡por el camino hemos sufrido muchos sustos!", desvela su Fundador y CEO, Marc Martinell.

Su consejo: "Mantener una actitud zen: No abras el cava demasiado rápido con las buenas noticias, ni conviertas las malas en un drama".

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Veneno de escorpión para hacer llegar f...

by Instituto de Investigación Biomédica ( IRB Barcelona )

Investigadores del IRB Barcelona modifican la clorotoxina, una proteí...

Diapositiva de Fotos