El carcinoma renal de células cromófobas, que representa un 5% de los casos de cáncer de riñón, se caracteriza por un crecimiento persistente y una elevada resistencia a las terapias más comunes contra el cáncer. El estudio de este tipo de tumores, menos frecuentes, pero de características concretas, puede proporcionar nuevas vías o hipótesis de trabajo para otros tipos de cánceres más heterogéneos. Bajo esta idea, un estudio colaborativo, parte de la Iniciativa The Cancer Genome Atlas, ha secuenciado 66 muestras de cáncer renal de células cromófobas y establecido la estructura y composición genómica de este cáncer concreto.

Los investigadores utilizaron una amplia batería de aproximaciones moleculares para caracterizar de forma precisa el genoma analizado: estimación de la variación en el número de copias de fragmentos cromosómicos, secuenciación de exomas y genomas completos, análisis de metilación, expresión génica, secuenciación del ADN mitocondrial y reorganizaciones de material hereditario.

El equipo observó que la mayoría de las muestras de carcinoma renal de células cromófobas utilizadas carecían de los cromosomas 1, 2, 6, 10, 13 o 17, o de su mayor parte. En cuanto a las mutaciones identificadas, el gen TP53 (tumor protein p53) se encontraba mutado en más del 30% de las muestras, seguido por el gen PTEN (phosphatase and tensin homolog), en el 9%, y en menor medida otros genes que no llegaban al 5% de los caso. Los análisis del genoma mitocondrial y el análisis de expresión, realizados con la intención de determinar qué rutas moleculares se encontraban alteradas en una proporción considerable de las muestras, desvelaron mutaciones de falta de función en subunidades del enzima NADH deshidrogenasa, indicando un papel importante de la función mitocondrial en el desarrollo de este tipo de cáncer.
Otro dato interesante fue la existencia de reordenamientos genómicos recurrentes relacionados con la región promotora del gen TERT (telomerase reverse transcriptase) y el aumento de su expresión. TERT codifica para un componente de la telomerasa, encargada del mantenimiento de los telómeros, estructuras terminales de los cromosomas vitales para su función.

Las principales conclusiones del estudio apuntan a que el carcinoma renal de células cromófobas se origina a partir de células localizadas en la parte distal del túbulo contorneado distal de la nefrona, a diferencia de otros cánceres de riñón, que lo hacen de partes más proximales. Esto lo convierte en una entidad clínica diferente a tener en cuenta a la hora de establecer el tratamiento, ya que hasta la fecha gran parte de los planes terapéuticos estaban basados en la idea de que el carcinoma renal de células cromófobas era un “pariente cercano” del cáncer de riñón común, según indica Kimryn Rathmell, uno de los directores del trabajo. Además, los datos referentes a la frecuente reordenación del gen TERT y la implicación de la función mitocondrial aportan nuevas vías de investigación, no sólo para este tipo de cáncer sino para el cáncer a nivel más global.

Referencia: Davis CF, et al. The Somatic Genomic Landscape of Chromophobe RenalCell Carcinoma. Cancer Cell. 2014 Aug 20. pii: S1535-6108(14)00304-3. doi: 10.1016/j.ccr.2014.07.014.

Imagen: Sang Eun Lee, Samsung Medical Center (www.genome.org)

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Identifican un paralelismo celular que a...

by CIMA - Centro de Investigación Médica Aplicada

El estudio, realizado en el Cima Universidad de Navarra, muestra que l...

Diapositiva de Fotos