La presencia de nanopartículas en diversos productos de consumo y usos industriales (desde la crema de dientes hasta los medicamentos y las pinturas) y su posterior vertido en forma de residuos supone un riesgo potencial para el medio ambiente. Uno de los primeros estudios llevados a cabo en España en este campo fue realizado por expertos del Instituto Catalán de Nanotecnología (ahora Instituto Catalán de Nanociencias y Nanotecnología, ICN2) y de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

En una primera fase que contó con la ayuda del extinto Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, el estudio pretendía averiguar si algunas nanopartículas que se encuentran en los residuos pueden ser tóxicas para los microorganismos que se utilizan en las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Uno de los descubrimientos más destacados de esta investigación liderada por el profesor ICREA Víctor Puntes, del ICN2, y el doctor Antoni Sánchez, de la UAB, fue que las nanopartículas de óxido de hierro que llegan a las depuradoras no sólo no eran tóxicas para los microorganismos sino que aumentaban dramáticamente la producción de biogás.

Esta observación fue la base para el registro de la patente del Biogás+, un sistema que se basa en la utilización de nanopartículas de óxido de hierro como un aditivo que ayuda a la alimentación de las bacterias encargadas de degradar la materia orgánica en las plantas de tratamiento de residuos. Este aditivo aumenta de manera sostenida la producción de biogás y al mismo tiempo transforma las nanopartículas de hierro en sales inocuas.

“Después de registrar la patente encontramos algunas empresas potencialmente interesadas en su aplicación pero nos dimos cuenta de que no sería fácil introducir este nuevo sistema en el mercado”, recuerda Víctor Puntes. Después de un proceso de maduración, los inventores del Biogás+ consideraron que, “la única manera viable de llevar a cabo la fase de desarrollo entre el descubrimiento y la comercialización era la creación de una empresa”, explica el profesor Puntes.

Así, en octubre del 2013 se creó la empresa Applied Nanoparticles, un spin-off del ICN2, la UAB y el Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) que cuenta entre sus socios con 13 de los investigadores que han trabajado en el descubrimiento y desarrollo del Biogás+.

El proyecto de Applied Nanoparticles fue uno de los ganadores de la tercera convocatoria de ayudas de Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol y, de forma paralela, recibió el segundo galardón del apartado Proyectos en la cuarta edición de los Premios Iberoamericanos a la Innovación y el Emprendimiento, que concede la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

Los beneficios del hierro para seres vivos como los microorganismos que degradan los residuos son conocidos desde hace años. La clave del desarrollo en el que trabaja Applied Nanoparticles está en subministrar hierro en forma de partículas del tamaño y la superficie adecuados con el objetivo de optimizar su actividad. “En pruebas de laboratorio hemos conseguido triplicar la producción de biogás en los microorganismos que han recibido nuestro producto”, afirma Víctor Puntes. Aumentar la producción de biogás en los procesos de tratamientos de residuos o aguas residuales significa también incrementar la degradación de los residuos, reduciendo la cantidad de carbono y dejando sólo nitratos y fosfatos, que se reutilizan como fertilizantes.

“En la actualidad estamos poniendo a prueba nuestro producto y presentándolo a diversos socios industriales con el objetivo de comprobar su efectividad en el aumento de la producción de biogás en el entorno industrial/real y de la mejora en la gestión de residuos en diversos entornos concretos”, explica Víctor Puntes.

De forma paralela, la nueva spin-off trabaja en la industrialización de la producción de las nanopartículas de óxido de hierro. “Empezamos a producir las nanopartículas en laboratorio, a pequeña escala, para después pasar a la producción de algunos kilogramos de producto y ahora hemos iniciado el proceso de fabricación industrial”, indica este cofundador y coinventor.

Los responsables de Applied Nanoparticles siguen ahora trabajando en el desarrollo Biogás+ con el objetivo de completar las pruebas a escala industrial durante el primer semestre del 2016, para disponer del producto plenamente comercializable pocos meses más tarde.

El principal grupo de clientes potenciales de Biogás+ se encuentra en las empresas de gestión de residuos, interesadas en mejorar los procesos de tratamiento y, al mismo tiempo, incrementar la producción de biogás utilizable como combustible. A parte del mercado estatal, Francia y Alemania son mercados en los que la producción de biogás está muy avanzada y Applied Nanoparticles puede tener un mercado potencial muy amplio.

Por Joaquim Elcacho / La Vanguardia

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

La Barcelona Macula Foundation estudia l...

by BMF Barcelona Macula Foundation: Research for Vision

La Barcelona Ma​cula Foundation y el Centro de Reg​ulación Genóm...

Diapositiva de Fotos