El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) lidera en España la recepción de ayudas Tecnologías Futuras y Emergentes (Future and Emerging Technologies-FET), que concede la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020. Entre las 10 acciones otorgadas a la institución este mes de marzo, dos de ellas están además coordinadas por investigadoras del CSIC. La concesión supone una retribución de más de 5 millones de euros al CSIC, que se suman a los más de 18 millones de euros obtenidos por la institución a través de este programa desde 2014.

“La participación y la tasa de éxito del CSIC en H2020 es un buen indicador -que no el único- del vigor y de la competitividad científica internacional de nuestra institución. Los logros del CSIC en H2020 no son homogéneos y entre los que tenemos una tasa de éxito elevada destacan las tecnologías futuras y emergentes (FET)”, señala la vicepresidenta de Relaciones Internacionales del CSIC, Elena Domínguez.

En Europa, España es el tercer país en retorno económico en esta edición (16,6 millones de euros), por detrás de Alemania (34,1 millones de euros) y Francia (19,2 millones de euros). Y a nivel nacional, el CSIC ocupa el primer lugar en recepción de estas ayudas, tanto en cuanto a número de acciones como en la recepción de fondos.

Dos proyectos coordinados por el CSIC

Entre los proyectos seleccionados, ocho en la categoría FET Open y dos en FET Proactive, se encuentran iniciativas para la creación de redes locales cuánticas con qubits superconductores, la fabricación de sondas de escaneo superconductoras y un sistema de computación neuromórfica para computación cognitiva. Otra acción, por ejemplo, plantea la descomposición catalítica de metano a baja temperatura para la producción de hidrógeno sin emisiones y se va a desarrollar también una tecnología pionera de captura de patógenos basada en proteínas bioselectivas que forman hidrogeles.

Además, el CSIC coordina en esta edición dos proyectos: SOUNDofICE y AMAPOLA. El primero es uno de los FET Open que ha obtenido la institución y tiene como objetivo solucionar el problema de la formación de hielo sobre superficies de dispositivos e instalaciones en sectores industriales como la generación de energía renovable (sistemas eólicos), el transporte (aviación) o la producción de frío industrial. Como apunta Ana Isabel Borrás, investigadora del Instituto de Ciencias Materiales de Sevilla (ICMS) y coordinadora de SOUNDofICE, “el proyecto permitirá desarrollar una tecnología radicalmente novedosa apoyando la formación de jóvenes investigadores. Existe una vocación de transferencia industrial del proyecto, que esperamos tenga un alto impacto en la seguridad y funcionalidad en los campos de la aeronáutica y la energía eólica”.

Por su parte, el proyecto FET Proactive AMAPOLA persigue el desarrollo de una batería de Al-S (que tiene el potencial de almacenar muy alta energía) con electrolito de gel polimérico. Un consorcio formado por investigadores, una compañía de baterías y una pyme experta en gestión y transferencia se centrará en el uso de nuevos materiales a partir de los desarrollados en un proyecto anterior, SALBAGE, y su aplicación real. “La estrategia de Europa se centra en el desarrollo de nuevas baterías basadas en materiales alternativos, abundantes y baratos. Nuestro proyecto se basa en la combinación de azufre y aluminio, ambos muy abundantes”, explica Pilar Tiemblo, científica del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros (ICTP) y coordinadora del proyecto.

Acciones FET

El programa FET está dedicado a las Tecnologías Futuras y Emergentes y se incluye en Horizonte 2020 (con el nuevo programa marco Horizonte Europa estará dentro del Consejo Europeo de Innovación-EIC). El objetivo de estas acciones es fomentar colaboraciones entre la ciencia interdisciplinar avanzada y la ingeniería de vanguardia, poniendo el foco en la innovación.

Cuenta con tres líneas de acción: FET Open, FET Proactive y FET Flagships. Las primeras tienen como objetivo fortalecer grandes proyectos de investigación científica y técnica de alto riesgo. Se persigue un trabajo colaborativo con un enfoque interdisciplinar con el que atraer y estimular la participación de jóvenes investigadores y PYMEs tecnológicas. Son proyectos ligados a la creación de nuevas tecnologías rupturistas, que se financian a través de convocatorias abiertas permanentes.

Por su parte, las acciones FET Proactive buscan apoyar temas nuevos y a comunidades científicas emergentes, que se van a estructurar alrededor de esas nuevas temáticas. Las actividades FET Proactive sirven de puente entre la colaboración de un pequeño grupo de investigadores y proyectos con parcelas de especialización e intercambio de resultados.

Por último, las FET Flagships son iniciativas de investigación emblemáticas que abordan retos científicos y tecnológicos de carácter interdisciplinar a gran escala, con la colaboración de grupos multidisciplinares. El objetivo es generar una base de conocimiento que permita desarrollos tecnológicos futuros, su explotación económica y generar con ellos beneficios para la sociedad.

En el CSIC, la Vicepresidencia de Relaciones Internacionales realiza jornadas formativas, lleva a cabo una atención personalizada de las consultas y revisa propuestas y presupuestos para apoyar a los investigadores en el proceso de presentación y concesión de propuestas.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

El importante papel de la microbiota gas...

by Abyntek

La microbiota gastrointestinal, son todos aquellos conjuntos de microo...

Diapositiva de Fotos