La red TURBO-SUDOE reúne a centros investigadores que ofertan conocimiento en tres sectores industriales estratégicos: agroalimentación, energía/TICS y automoción, como son la Universidad de Burgos, la Universidad de Málaga, la Universidade de Aveiro (Portugal), la Universidade de Trás-os-Montes e Alto Douro (Portugal) y Energylab, con asociaciones empresariales que demandan tecnología (Clúster de Automoción de Aragón (Caar), Federación Empresarial de Agroalimentación de la Comunidad Valenciana (Fedacova) y Mecanic Vallée (Francia), y una entidad experta en formación y transferencia de tecnología (KIM Global).

El objetivo principal de Turbo Sudoe es hacer efectiva y sostenible la transferencia del conocimiento generado y facilitar su explotación comercial. Susana Cámara, Directora de la OTRI de la Universidad de Burgos, presentó brevemente el Proyecto Turbo-Sudoe y la figura del Transference Broker (TB), que actúa como puente entre ofertantes y demandantes: "Un comercial de perfil tecnológico, seleccionado y formado para identificar oportunidades de cooperación entre demandantes y ofertantes de innovación, evaluar el potencial de la cooperación e identificar posibles fuentes de financiación". El proyecto cuenta con diez Transference Brokers, tres de los cuales desarrollan su trabajo en la UBU.

Claudio Gómez, uno de estos TB de la UBU señaló la dificultad de acompasar los ritmos de trabajo de las empresas con la universidad “Sin embargo cuando las empresas identifican líneas de trabajo bien definidas han podido desarrollar exitosas líneas de trabajo con los grupos de investigación”.

stos “diferentes ritmos” también fueron identificados por Teresa Catumba de la Universidade de Trás-os-Montes e Alto Douro (Portugal) durante su labor como Transference Brokers. “El nivel tecnológico de las empresas, su tamaño y recursos destinados a investigación condicionan enormemente la respuesta a este proyecto. Debe mejorarse la coordinación del trabajo a largo plazo de los investigadores con la necesidad de respuesta inmediata de las empresas. Los centros que ofrecen conocimiento, como las universidades, deben priorizar la investigación y crear una estructura que permita un trabajo continuo y estable con el sector empresarial”.

José Paulo Rainho, coordinador de la OTRI de la Universidade de Aveiro, señalo el interés de este proyecto para potenciar la transferencia del conocimiento por parte de las universidades, con el fin último de mejorar el desarrollo de las regiones de los países implicados: Portugal, Francia y España, para ello es necesario conocer las necesidades de las empresas. “Las universidades debemos influir en la mentalidad de las empresas y lograr que piensen en sus necesidades a medio-largo plazo, además de en la inmediatez que requiere su actividad económica. Gracias a este proyecto hemos mantenido contacto con más de un centenar de empresas y hemos tenidos muy buenas respuestas, pero debemos seguir trabajando en esa línea de conocimiento mutuo”.

Daniel Gómez, TB en la Universidad de Málaga en el sector de nuevas tecnologías y energía destacó como “Mi sector está actualmente en ebullición y todas las empresas están adentrándose en la industria 4.0 avanzando en la optimización de procesos, big data… y demostrando gran interés por nuestra oferta tecnológica”. Gómez también apunto una posible evolución de la figura del TB “convirtiéndose en un agente externo que sirva como facilitador entre un mundo industrial y varios centros de oferta”.

Sofia Trapero, técnico de la OTRI de la misma universidad, mostró la satisfacción por participar en este proyecto. “Los indicadores que estamos evaluando nos confirma la buena acogida de esta iniciativa y puede generar varios proyectos de investigación con la industria. La colaboración con el resto de centros generadores de conocimiento evidencia la necesidad de ir en la misma dirección y apostar porque la transferencia del conocimiento, desde su origen, a toda la sociedad y para ello necesitamos a las empresas y las empresas a nosotros”.

Por parte del mundo empresarial demandante de conocimiento, José Ramón Sierra del Clúster de Automoción de Aragón (Caar) volvió a incidir en los diferentes ritmos: “Las dos velocidades que existen entre el mundo empresarial y los centros generadores de conocimientos se pueden reducir con la figura del TB, que debe unir un perfil comercial y un background técnico. La industria requiere mucha velocidad y esta figura ayuda a trasladar esta evidencia al mundo de la investigación para unir la visión estratégica a largo plazo que aporta la universidad con la inmediatez que requiere la empresa”.

El evento finalizó con una sesión networking durante la que se expondrá la oferta tecnológica más representativa de 5 centros generadores de conocimiento.

El proyecto TURBO-SUDOE está co-financiado por el programa europeo Interreg-Sudoe a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y coordinado por la OTRI de la Universidad de Burgos. El programa promueve la cooperación transnacional para resolver problemas comunes a las regiones del sudoeste europeo.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Mejorar el estilo de vida de personas co...

by Universitat Rovira i Virgili

Es el resultado de un estudio que ha evaluado la asociación entre la ...

Diapositiva de Fotos