La Barcelona Macula Foundation y el Centro de Regulación Genómica (CRG), en estrecha colaboración con el Institut de la Màcula, están trabajando en un estudio que pretende analizar la microbiota intestinal y bucal de pacientes diagnosticados con degeneración macular asociada a la edad (DMAE). El objetivo es identificar si una composición microbiana única puede asociarse con un fenotipo concreto, y así poder abrir nuevas vías para el desarrollo de terapias preventivas.

El microbioma es el ecosistema formado por los microorganismos que habitan nuestro cuerpo, principalmente el intestino. Últimamente, han aumentado las investigaciones que relacionan el estado del microbioma con las enfermedades del ser humano. Estudios recientes sugieren que puede tener un papel importante en diversas enfermedades oculares y, en concreto, en la patogénesis de la DMAE. A diferencia de otros campos (genómica, proteómica, etc.), el microbioma es potencialmente modificable y por tanto, con más interés desde el punto de vista terapéutico.

Los enfoques ómicos (técnicas basadas en el análisis de todo el conjunto de proteínas, lípidos, genes, etc., en lugar de analizar parte por parte) proporcionan un enfoque integral para el descubrimiento de biomarcadores y la clasificación de enfermedades. De todos ellos, el microbioma promete tener la clave para entender y tratar múltiples enfermedades ya que, además, es potencialmente modificable a través, entre otros, de la dieta. Estudios en enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkison o la enfermedad de Alzheimer han demostrado que un microbioma alterado agrava la neuroinflamación. Es razonable, pues, que un enfoque integrador donde se exploran diferentes ómicas que se relacionen entre sí, puedan revelar relaciones ocultas entre genes, proteínas y microorganismos que puedan desencadenar la enfermedad por diferentes mecanismos.

Hasta hoy, ninguna investigación ha abordado el estudio de la composición de la microbiota intestinal y bucal en las diferentes formas de la enfermedad para identificar si una composición microbiana única puede asociarse con un fenotipo concreto. Se analizará también el estado inflamatorio y los genes relacionados con la DMAE por medio de análisis de muestras de sangre.

Se espera, así, encontrar vías moleculares específicas y biomarcadores que mejoren la precisión del pronóstico del paciente, ayuden a comprender la patogénesis de la enfermedad y guíen el desarrollo de nuevas terapias tanto para tratar como para prevenir la DMAE.

La DMAE es la principal causa de ceguera en mayores de 50 años en países desarrollados. Afecta a 196 millones de personas en el mundo y se estima que llegará a 288 millones el 2040. A pesar de que sus factores de riesgo (genéticos y no genéticos) se han descrito ampliamente, las causas siguen siendo poco conocidas.

Autora: Míriam Garcia

Fuente: BMF Barcelona Macula Foundation: Research for Vision

https://barcelonamaculafound.org/es/dmae-microbioma/
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

La ciencia revela seis ejercicios para n...

by Agencia Sinc

Un nuevo estudio identifica el jogging y otras cinco actividades como ...

Diapositiva de Fotos