La cantidad y calidad de anticuerpos dirigidos contra el extremo final de la proteína CSP del parásito de la malaria es un buen marcador de protección por la vacuna RTS,S/AS01E, según muestra por primera vez un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por “la Caixa”, en colaboración con el Bagamoyo Research and Training Centre del Ifakara Health Institute (Tanzania), el Kintampo Health Research Centre (Ghana), el Institut de Recherche en Sciences de la Santé de Nanoro (Burkina Faso), y el Swiss Tropical and Public Health Institute (Suiza), entre otros. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, proporciona información importante para guiar el diseño de futuras vacunas más eficaces.

La mayoría de vacunas contienen patógenos inactivados, o fragmentos de los mismos, contra los cuales el organismo genera anticuerpos protectores- una protección total y duradera, en el caso ideal. Esto no es así para la RTS,S, que tiene el mérito de ser la primera vacuna contra la malaria aprobada para ensayos a gran escala en África, pero que confiere protección parcial y limitada en el tiempo. Durante los últimos años, el grupo de Carlota Dobaño, investigadora de ISGlobal, ha intentado entender por qué, e identificar marcadores asociados a la protección por la vacuna.

La vacuna RTS,S contiene un fragmento de la proteína CSP de P. falciparum que va desde la parte central, caracterizada por una serie de repeticiones de aminoácidos (región NANP), hasta un extremo de la misma (C-terminal). En este estudio, Dobaño y su equipo concentraron esfuerzos en analizar no solo la cantidad de anticuerpos contra la región NANP y el extremo C-terminal, pero también su avidez (es decir, la fuerza con la que se unen a su ligando). Para ello, usaron muestras de más de 1.000 bebés (de entre 6 y 12 semanas de edad) y niñas y niños (de entre 5 y 17 meses de edad), vacunados o no durante el ensayo clínico fase 3 de la RTS,S, en una zona de baja transmisión de la enfermedad (Bagomoyo en Tanzania) y en dos zonas de alta transmisión (Nanoro en Burkina Faso y Kintampo en Ghana).

Los resultados muestran por primera vez que la vacunación no solo induce un fuerte aumento en la cantidad de anticuerpos frente a ambas regiones de CSP, pero también en su avidez. Estos aumentos son más fuertes en niñas y niños que en bebés, lo cual podría explicar por qué los primeros están mejor protegidos. “Vemos que, en términos de protección, la avidez de los anticuerpos contra la parte C-terminal es más importante que la cantidad, mientras que para los anticuerpos anti-NANP es más una cuestión de cantidad que de calidad,” explica Dobaño. Los resultados también indican que, cuando un niño ya ha estado expuesto a la malaria (y por lo tanto ya tiene anticuerpos contra la CSP), el efecto protector de la vacuna es menor. “Esto indica que la vacuna protegerá mejor a niñas o niños que hayan estado menos expuestos al parásito, por ejemplo aquellos que viven en zonas de baja transmisión”, añade Dobaño.

El equipo investigador subraya que entender los mecanismos asociados a la protección parcial inducida por la RTS,S ayudará a guiar el diseño de nuevas y mejores vacunas.

Referencia

Dobaño C, Sanz H, Sorgho H et al. “Concentration and avidity of antibodies to different cirumsporozoite epitopes correlate with RTS,S/ASO1E malaria vaccine efficacy”. Nature Communications. doi:10.1038/s41467-019-10195-z.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Identifican un nuevo marcador para selec...

by Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica

nvestigadores del IDIBAPS han participado en un estudio que publica la...

Diapositiva de Fotos