La tecnología ha irrumpido con fuerza en la medicina: inteligencia artificial y otras herramientas digitales han demostrado ya su utilidad en este campo. Pero, sin duda, no podemos hablar de tecnología médica sin hacerlo específicamente de telemedicina.

La tendencia hacia la digitalización ya se veía venir. Sin embargo, la situación con la que nos hemos encontrado este año ha hecho que su avance dé un salto considerable.

El hecho de que se haya hecho necesario reducir las aglomeraciones ha obligado a llevar a cabo muchas consultas por teléfono o videollamada. El desconocimiento previo que existía respecto a la telemedicina ha ido dejando paso, pues, a una comprensión de su potencial. Aun así, sigue habiendo un sinfín de retos pendientes que tocará abordar poco a poco. La digitalización ha sido, en muchos casos, precipitada, por lo que habrá que ir mejorando en un futuro.

Una herramienta para la descongestión de los centros de salud

Sin duda, la telemedicina ha sido una necesidad, más que una opción. Y es que ha tenido un papel clave en la descongestión de hospitales y centros de atención primaria.

El miedo experimentado por muchas personas ante la pandemia ha aumentado también sus dudas, unas consultas que en muchos casos se han hecho de forma telemática. Solo los casos necesarios han sido derivados a una atención presencial, lo que ha solucionado una situación a la que los profesionales sanitarios difícilmente hubieran podido hacer frente de no contar con las herramientas adecuadas.

Por supuesto, podemos hablar también de temas referentes a otras disciplinas que se han visto relegados a causa del coronavirus. Gracias a las consultas telemáticas, se ha podido seguir atendiendo a los pacientes sin exponerlos al virus.

La telemedicina también representa ventajas para los pacientes

Y una de ellas es la posibilidad de solicitar opinión de varios profesionales. La facilidad para hacer estas consultas -sin tener que faltar al trabajo y sin que suponga un trastorno en el día a día- también beneficia al paciente. Evidentemente, no todas las patologías pueden ser tratadas telemáticamente; sin embargo, sí que hay muchas consultas y citas de seguimiento que se solucionan fácilmente por estos medios.

Asimismo, la telemedicina supone una auténtica revelación para pacientes crónicos, que podrán reducir sus visitas al médico. Revisiones de la medicación, dudas, un seguimiento periódico por parte del médico… Todo esto podrá pasar a hacerse telemáticamente. También será mucho más fácil detectar hábitos perjudiciales para la salud al resultar más sencillo seguir su día a día. ¿Por ejemplo? Tal vez una persona con una enfermedad digestiva puede ir compartiendo con su médico lo que come. De esta forma, el profesional sanitario podrá avisar a su paciente si detecta que algo podría hacerle daño. De hecho, la telemedicina va más allá de la atención médica: nos aporta herramientas también para la prevención.

Múltiples retos en el horizonte

Pero ¿cómo se puede sacar partido a todo este potencial? Aunque la digitalización ya se ha implantado en los centros médicos, no podemos olvidar que la situación ha sido repentina. Por eso, ahora tocará ir puliendo detalles y seleccionar las tecnologías más convenientes.

En Alma Medical Imaging contamos con varias soluciones tecnológicas que pueden ayudarte, entre otras cosas, a una correcta aplicación de la telemedicina. Contacta con nosotros.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Identifican un paralelismo celular que a...

by CIMA - Centro de Investigación Médica Aplicada

El estudio, realizado en el Cima Universidad de Navarra, muestra que l...

Diapositiva de Fotos