Un reciente estudio del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) acaba de revelar que los cambios en el número de cromosomas en los tumores de próstata están relacionados con la agresividad de este tipo de cáncer. El trabajo también detalla el desarrollo de una prueba, basada en expresión génica, para determinar la ganancia o pérdida de cromosomas de muestras en un contexto clínico.

Cada especie se caracteriza por tener un número fijo de cromosomas en la mayoría de las células. En el caso de las especie humana ese número es de 23 pares. Cualquier ganancia o pérdida en el número de cromosomas, evento que se conoce como aneuploidía, tiene importantes consecuencias en la dosis de los genes y elementos génicos que se encuentran localizados en los cromosomas afectados. Por esta razón, la mayor parte de las trisomías o ganancias de un cromosoma resultan letales cuando se producen de forma temprana en el desarrollo y sólo se conoce un caso no letal de monosomía (la correspondiente al cromosoma X que da lugar a síndrome de Turner).

A pesar de ser negativa habitualmente, la presencia de cambios en el número de cromosomas es una característica típica del cáncer. Las aneuplodías pueden afectar al número de oncogenes o genes supresores de tumores lo que puede influir en la supervivencia de las células tumorales. Pero más allá de este aspecto, la contribución de las aneuploidías al cáncer, a su progresión o su agresividad no había sido evaluada en detalle.

Con el objetivo de estudiar cómo influyen las aneuploidías en el cáncer, los investigadores se enfocaron en un tipo de tumor en el que habitualmente no se encuentran cambios en el número de cromosomas: el cáncer de próstata. De este modo podrían aislar y observar mejor el impacto de las aneuploidías en la progresión del cáncer.

Los investigadores desarrollaron un método para cuantificar cambios en el número de cromosomas a partir de datos de expresión y lo utilizaron para para evaluar las ganancias o pérdidas de cromosomas muestras de pacientes con cáncer de próstata a lo largo del tiempo. De este modo detectaron que aquellos pacientes cuyo tumor tenía cinco o más alteraciones numéricas en los brazos de sus cromosomas tenían una media de 5 veces más probabilidad de tener un cáncer más agresivo. Los cromosomas que mostraron aneuploidías de forma más recurrente fueron los cromosomas 7 y 8.

Los investigadores desarrollaron un método para cuantificar cambios en el número de cromosomas a partir de datos de expresión y lo utilizaron para para evaluar las ganancias o pérdidas de cromosomas muestras de pacientes con cáncer de próstata. Imagen: Investigadores del MIT, CC BY NC ND. https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/.

Los resultados del trabajo plantean que las aneuploidías influyen en la progresión del cáncer de próstata. Además, este efecto se extiende más allá de la posible implicación de los cambios en el número de copias de oncogenes o genes supresores de tumores u otros genes implicados en proliferación celular. Los investigadores señalan que otros genes presentes en cromosomas con aneuploidías recurrentes, relacionados con otros aspectos de la enfermedad, como la invasión, crecimiento o inducción de inestabilidad genómica, deben estar actuando también.

El equipo plantea que la estimación del grado de aneuploidía de un tumor de próstata podría tener relevancia clínica no solo como biomarcador de la progresión de la enfermedad sino también para decidir cuál es el tratamiento más adecuado para los pacientes. “El cáncer de próstata es terriblemente sobrediagnosticado y sobretratado”, señala Angelika Amon, profesora e investigadora en el Departamento de Biología del MIT. “Evaluar la aneuploidía podría ser una forma adicional de ayudar a informar de estratificaciones de riesgo y tratamiento, especialmente en aquellas personas que tienen tumores con valores altos de Gleason y por tanto tienen un riesgo elevado de morir de su cáncer”. El valor Gleason mide cuánto se parece la morfología de las células de una muestra a las células tumorales y es un valor ampliamente utilizado hoy en día para realizar pronóstico y plantear qué tratamiento debe seguirse

Dentro de los planes de futuro del equipo se encuentra estudiar qué genes localizados en los cromosomas 7 y 8 pueden influir en la progresión del cáncer de próstata, así como determinar por qué unos tumores tienen mayores niveles de aneuploidías que otros.

“Esta investigación resalta las fortalezas de las aproximaciones de equipos científicos interdisciplinares para responder preguntas destacadas en el cáncer de próstata,” señala Lorelei Mucci, profesora asociada de epidemiología en Harvard. “Planeamos trasladar clínica y experimentalmente estos resultados en biopsias de próstata para entender por qué ocurren aneuploidías en tumores de próstata”.

Referencia: Stopsack KH, et al. Aneuploidy drives lethal progression in prostate cancer. Proc Nat Ac Sci. 2019. DOI: http://dx.doi.org/10.1073/pnas.1902645116

Fuente: Measuring chromosome imbalance could clarify cancer prognosis. http://news.mit.edu/2019/aneuploidy-chromosome-imbalance-cancer-0513

Amparo Tolosa, Genotipia

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

La Barcelona Macula Foundation estudia l...

by BMF Barcelona Macula Foundation: Research for Vision

La Barcelona Ma​cula Foundation y el Centro de Reg​ulación Genóm...

Diapositiva de Fotos