En uno de cada tres casos de ictus grave, los expertos no logran identificar la causa de este tipo de accidente cerebrovascular. De este modo se corre el riesgo de sufrir un nuevo ictus al no aplicar el tratamiento preventivo más adecuado, lo que genera incertidumbre en el paciente. Ahora, neurólogos de la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Vall d’Hebron en colaboración con la Unidad de Arritmias del mismo centro y expertos del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) han liderado un proyecto de investigación multicéntrico becado por el Instituto Carlos III que implementa una nueva técnica diagnóstica, el textile wearable Holter Nuubo® (chaleco Holter de tela), para su uso en la práctica clínica diaria. En el proyecto colaboran las unidades de Ictus del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y los Hospitales Universitarios Virgen Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla. Como describen los resultados del proyecto, publicados en la revista International Journal of Cardiology, gracias a este nuevo protocolo se mejora de forma considerable la detección de la fibrilación auricular paroxística, una de las principales causas del ictus grave.

Como explica el Dr. Jorge Pagola, investigador principal del estudio, médico adjunto de la Unidad de Ictus de Vall d’Hebron e investigador del grupo de Enfermedades Neurovasculares del VHIR, “en uno de cada tres pacientes que sufren un ictus grave no logramos detectar la causa. Pero se estima que, en la mitad de los casos, la causa es la fibrilación auricular paroxística, un tipo de arritmia que es muy complicada de detectar con los protocolos convencionales porque aparece y desaparece”.

Cuando se produce una racha de fibrilación auricular paroxística, las aurículas del corazón no se contraen de forma adecuada, lo que facilita la formación de trombos que van al cerebro y provocan el ictus. Para detectarla se ha utilizado clásicamente el Holter que el paciente lleva durante sólo 24 horas, que “únicamente logra detectar hasta el 2% de las fibrilaciones auriculares paroxísticas que están detrás de un ictus grave”, señala el Dr. Pagola. Para realizar monitorizaciones más prolongadas existen dos tipos de dispositivos: el Holter implantable y el registrador externo. El Holter implantable es un dispositivo electrónico de pequeño tamaño que, de manera similar a un marcapasos, se implanta bajo la piel y registra la actividad eléctrica del corazón. Exige cirugía y presenta un elevado precio. Por otro lado, los registradores externos requieren de elementos adhesivos pegados a la piel que frecuentemente provocan irritación de las zonas de pegado lo que dificulta mantener la monitorización más de una semana.

Para el estudio con el protocolo diseñado por los expertos de Vall d’Hebron, el primero que se realiza en todo el mundo con un Holter de tela, se seleccionó a un grupo de 215 pacientes que llevaron el chaleco Holter de tela durante 30 días. “El paciente lleva el Holter como si fuera un chaleco, por debajo de la ropa, durante 30 días ­–explica el Dr. Pagola–. A las dos semanas y al final de los 30 días, viene al hospital para que podamos leer la información registrada y comprobar si presenta fibrilación auricular paroxística, aunque también puede enviarnos esta información directamente desde el Holter a través de una app en su teléfono móvil”. Los expertos han comprobado que, “con el textile wearable Holter se detectan hasta el 20% de los casos de este tipo de fibrilación auricular, ya que al estar basado en un chaleco sin adhesivos no provoca irritaciones en la piel y el cumplimiento del paciente es mucho más adecuado –señala el Dr. Pagola–. Esta es una de las principales claves del protocolo, ya que el hecho de que los pacientes toleren el chaleco durante 30 días permite registrar un mayor número de fibrilaciones auriculares y realizar una lectura mucho más fiable de los datos”.

Detectar la causa del ictus es fundamental para aplicar el tratamiento correcto. “Se sabe que el tratamiento estándar del ictus, que es aspirina 100 miligramos cada día, no es eficaz en el caso de que el accidente cerebrovascular se deba a la presencia de fibrilación auricular paroxística –remarca el Dr. Pagola–. En este caso es preferible optar por un anticoagulante oral clásico o por un nuevo anticoagulante oral de acción directa”.


Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Identifican un nuevo mecanismo de contro...

by Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares - CNIC

Este trabajo ha identificado que las células dendríticas, además de...

Diapositiva de Fotos