La obesidad es una enfermedad crónica multifactorial de gran trascendencia sociosanitaria y económica que constituye un problema de salud pública. El diseño de estrategias para perder peso es clave tanto para controlar la pandemia de la obesidad como las enfermedades asociadas, dado que éstas disminuyen la calidad y la esperanza de vida de las personas. La OMS recomienda que los adultos con sobrepeso u obesidad con alguna comorbilidad pierdan un 10% de su peso inicial a través de una intervención sobre el estilo de vida como principal herramienta. El tratamiento del exceso de peso constituye un reto tanto para las autoridades sanitarias como para los profesionales de la salud. Además, exige una inversión considerable de tiempo de concienciación con el fin de efectuar cambios permanentes en el estilo de vida.

Dado que los recursos de tiempo que se necesitan para una intervención dietética efectiva son muy importantes, la expansión de estos beneficios al entorno del paciente podría optimizar los costes y esfuerzo del equipo sanitario asistencial. Esta expansión, conocida en algunas publicaciones como “efecto halo” se ha demostrado en los familiares de personas afectadas con obesidad mórbida intervenidos con cirugía bariátrica. Sin embargo, en la actualidad se desconoce si tratamientos para la obesidad menos agresivos que la cirugía bariátrica, como por ejemplo intervenciones dietéticas o de estilos de vida, pueden producir también este efecto expansivo o “contagioso” sobre el resto de la familia.

Por otro lado, se ha visto que cuando las parejas de los pacientes sometidos a una dieta para perder peso están involucradas, el efecto de la dieta y la pérdida de peso es más notable. Por tanto, el entorno familiar también podría condicionar el cumplimiento de la intervención, ya que los patrones alimentarios familiares suelen ser similares. Por contra, si el paciente está inmerso en un entorno altamente desfavorable, condicionará una mayor dificultad para lograr cambios alimentarios y de estilo de vida. Esta situación podría no sólo anular el beneficio expansivo sino dificultar la pérdida de peso del individuo tratado.

El estudio HALO-PREDIMED-Plus

Un estudio financiado con los fondos PERIS de la Generalidad de Cataluña pone ahora evidencias sobre estos patrones. El objetivo ha sido evaluar la asociación entre la adherencia a la intervención nutricional sobre el estilo de vida (adherencia a la dieta mediterránea y la actividad física) de los participantes del estudio PREDIMED-Plus, y de las personas que conviven con ellos, e identificar el apoyo social y la función familiar.

Se estudiaron 541 cohabitantes de los participantes del estudio PREDIMED-Plus y se demostró por primera vez que la mayor adherencia a la dieta Mediterránea y el mayor nivel de actividad física de los participantes del estudio PREDIMED-Plus se asociaron de forma directa con el comportamiento de los miembros con quienes conviven. Por otra parte, la mayor adherencia a la intervención se asoció a una mejor función familiar y a un mayor apoyo social de las personas con quienes conviven.

Este proyecto es un subproyecto del estudio PREDIMED-Plus, un estudio en curso en el que recientemente se publicaron los resultados tras 12 meses de intervención, demostrando la efectividad de una intervención sobre el estilo de vida (dieta mediterránea con restricción energética y la promoción de la actividad física) en individuos con sobrepeso/obesidad y síndrome metabólico.

Este estudio ha sido realizado por el investigador Josep Basora Gallisà, Director del Instituto Jordi Gol i Gurina (IDIAPJGol), liderado por la Dra. Nancy Babio, profesora agregada de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili e investigadora adscrita al Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) y el catedrático Profesor Jordi Salas, Director de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili (URV), Jefe Clínico de Nutrición en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Sant Joan en Reus (HUSJR), investigador principal en el CIBERobn. Todos son miembros del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV).

Han colaborado en este estudio la Dirección de Atención Primaria Camp de Tarragona del Institut Català de la Salut, el Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM), l’Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL) i l’Hospital Clínic de Barcelona.

Subscribe to Directory
Write an Article

Recent News

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Highlight

Interview with Dámaso Molero, general m...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero: “There are great opportunities in Latin America for ...

Investigadores del CSIC trabajan en un s...

by CSIC - Centro Superior de Investigaciones Científicas

El dispositivo utilizará biomoléculas que imitan la superficie de la...

Photos Stream