La primera sesión clínica de 2020 tuvo lugar el jueves 16 y se centró en estrategias para la eliminación de la hepatitis C en colectivos vulnerables. La sesión fue presentada por Lurdes Matas Andreu, jefe del Servicio de Microbiología, y contó con las intervenciones de Elisa Martri Catalán (investigadora) y Adrián Antuori Torres (farmacéutico especialista) del mismo servicio, y de Cinta Folch Toda, epidemióloga del CEEISCAT. Se presentó la línea de investigación en este campo, enmarcada dentro de la estrategia global de la OMS para la eliminación de las hepatitis víricas como problema de salud pública en 2030, y dentro del Programa DAPET del CIBER en Epidemiología y Salud pública (CIBERESP, dentro del cual el CEEISCAT y el Servicio de Microbiología integran el Grupo 27).

En la sesión se explicó en profundidad cómo se está trabajando para llegar a usuarios de drogas inyectadas, inmigrantes de países con alta prevalencia o personas con riesgo de transmisión de esta enfermedad por vía sexual. En concreto, el Servicio de Microbiología se han puesto a punto y validado varias técnicas para detectar los anticuerpos frente al VHC y su ARN, que utilizan muestras mínimamente invasivas como el fluido oral o la sangre capilar obtenida por punción dactilar, para poder ofrecer estas pruebas en el entorno comunitario y poder llegar así a las poblaciones más vulnerables.

Concretamente, gracias a un trabajo conjunto con ONG y centros de reducción de daños, se están recogiendo muestras de sangre seca de manera comunitaria, que no requieren personal de enfermería para obtenerlas y que se pueden enviar al laboratorio a temperatura ambiente. Tal como se explicó en la sesión clínica, estas muestras son analizadas en el Hospital, que envía los resultados obtenidos después de analizarlas a las ONG. Así, es desde las ONG que se informa a los usuarios de los resultados y se derivan al sistema sanitario en caso de hepatitis C. Esto evita que los usuarios tengan que desplazarse a un centro sanitario para el diagnóstico y facilita mucho el proceso de detección de la enfermedad, ya que son personas que no suelen entrar en los circuitos sanitarios establecidos.


Tal como se explicó en la sesión, más de un tercio de los usuarios de drogas inyectadas en activo a los que se ha hecho la prueba de la sangre seca y ha dado positivo no sabían que tenían Hepatitis C. Algunas de estas personas han podido entrar en un programa de tratamiento descentralizado en el centro de reducción de daños de la Mina en colaboración con el Hospital Clínico.

Fuente: Hospital Universitari Germans Trias i Pujol

http://www.hospitalgermanstrias.cat/noticia?noticia=200221
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Relación de RHOA en células mononuclea...

by Instituto de Biomedicina de Sevilla - IBIS

El pasado jueves 30 de enero, la Real Academia de Medicina de Sevilla ...

Diapositiva de Fotos