El investigador Josep M. Aran lidera el grupo de investigación "Procesos Inmune-Inflamatorios y terapia génica" dentro del programa "Genes, Enfermedades y Terapia" del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL). Cuenta con cerca de 16 años de experiencia en el campo de la inflamación, centrándose en el estudio de las bases moleculares de los procesos inmuno-inflamatorios. Esta línea de investigación que ya ha dado lugar a 3 patentes activas, una en proceso de redacción y varios proyectos en colaboración con empresas.

¿En qué consiste, a grandes rasgos, tu investigación?

Nos dedicamos a estudiar las bases moleculares de los procesos inflamatorios, que son causa o consecuencia de muchas enfermedades. En estos últimos años, trabajamos para identificar moléculas que puedan tener un papel como antiinflamatorias o como reguladoras de la respuesta inmunitaria, es decir, inmunomoduladoras.

¿Qué consecuencias prácticas puede tener esta investigación?

Identificar moléculas antiinflamatorias o inmunomoduladoras puede tener un impacto muy importante en procesos autoinmunes y en transplantes, donde su uso podría ayudar a combatir los procesos de rechazo de órganos. Hoy en día, ya disponemos de fármacos antiinflamatorios e inmunosupresores, pero tienen efectos secundarios muy importantes; por lo tanto, buscamos alternativas que tengan la misma eficiencia pero sin estos efectos indeseados, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

¿Disponen ya de candidatos identificados?

Sí; a día de hoy, hemos identificado una molécula que ya era conocida por su papel como inhibidora de la actividad del sistema del complemento - un componente muy importante de nuestra inmunidad innata - pero que también tiene un efecto sobre las células dendríticas, que son las que inician toda la respuesta inmune adquirida. En 2013, patentamos esta molécula, y posteriormente la licenciamos a una empresa con la que hemos seguido colaborando; este año, esta colaboración ha dado lugar a una segunda patente. Ahora probamos la efectividad de la molécula para prevenir o detener el desarrollo de enfermedades autoinmunes como el lupus o la enfermedad inflamatoria intestinal en modelos animales.

¿Qué le ha aportado el hecho de colaborar con la empresa privada a través de la licencia de patentes?

Nuestro grupo es de investigación básica, pero nos encontramos en un entorno sanitario y, en mi opinión, trabajamos para sacar adelante proyectos que se traduzcan en aplicaciones prácticas, a través de patentes y licencias. Además del retorno económico, que podemos reinvertir en la investigación, la licencia nos ha permitido desarrollar una parte de la investigación que no hubiéramos podido hacer solos, como el trabajo en varios modelos animales. La colaboración investigación-empresa es muy importante para impulsar, de manera dirigida, este tipo de proyectos que pueden acabar dando lugar a ensayos clínicos y finalmente llegar al mercado.

¿Se fomenta suficientemente la innovación y transferencia tecnológica dentro de nuestro sistema de investigación?

Yo creo que no, quizás porque hasta ahora en este país no ha habido tanta tradición de hacer una investigación enfocada a la transferencia. Es verdad que en la comunidad científica las publicaciones tienen mucho peso y abren las puertas a amplificar el trabajo que hacemos, pero también es importante pensar en proteger la propiedad intelectual, especialmente si puede tener una aplicación práctica o suscitar interés por parte de empresas. La manera de hacerlo es a través de las patentes, y en el entorno académico a veces no se valora suficientemente el esfuerzo que representa, especialmente en grupos básicos, tener la visión y la conciencia de lo que se está haciendo y cuáles pueden ser las aplicaciones. Estamos en un entorno sanitario, y no basta con publicar, hay que ir más allá; en la práctica, lo que interesa es llegar al paciente y por eso hay que potenciar la transferencia tecnológica, tanto desde los propios institutos de investigación como de los investigadores.

¿Cuál debe ser el rol de los institutos de investigación en este proceso?

Una persona sola no puede hacerlo todo; si estás haciendo investigación, liderando un grupo, redactando proyectos, etc. y tienes la inquietud de desarrollar una patente, por ejemplo, necesitas apoyo. Los procesos de transferencia implican tener un buen conocimiento de los trámites y la burocracia asociada, y también, a nivel de contacto con empresas, hacen falta personas expertas y motivadas. El equipo del área de innovación del IDIBELL nos ha ayudado mucho en este aspecto.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Identificar precozmente la dislexia a tr...

by UPF - Universitat Pompeu Fabra

Es la idea "Playful and Early Screening with Dyslexia while playing Ga...

Diapositiva de Fotos