El grupo de investigación en Desarrollo y Regeneración Neuronal del VHIR, liderado por el Doctor Eduardo Soriano en colaboración con la Dra. Stoeckli del Institute of Molecular Life Sicences de la Universidad de Zurich y la Doctora Araújo del IBMB-CSIC de Barcelona, ha demostrado el rol de las proteínas Sintaxinas en el desarrollo del Sistema Nervioso Central y su rol compartido en varias especies de vertebrados e invertebrados.

El estudio, publicado el pasado mes de junio en la revista Journal Plos Genetics, ha caracterizado la función de la proteína Sintaxina-1, integrante del grupo de proteínas SNARE que participan tanto en el desarrollo del Sistema Nervioso Central (SNC) como en la neurotransmisión en el Sistema Nervioso adulto. La nueva función ha definido su rol básico en la regulación neuronal, necesaria para la formación correcta del SNC.

Así, la Sintaxina se convierte en una protagonista para la investigación de nuevas dianas terapéuticas en ciertas enfermedades y síndromes derivados de malos desarrollos cerebrales, al formar parte de la maquinaria que vincula la atracción de los nervios con el crecimiento de los axones neuronales.

La Sintaxina-1, la brújula de los axones

Los investigadores estudiaron el rol de la proteína Sintaxina-1 mediante la inactivación del gen que la codifica, y así observar el efecto en el embrión resultante. No sólo hicieron varias alteraciones sobre el gen, sino que las estudiaron en varias especies como las moscas, ratones y gallinas.

Al inactivar los genes, nos encontramos que la ausencia de Sintaxina-1 comportaba defectos muy parecidos entre especies en los fenotipos comisurales.” Explica el Dr. Soriano, “estos fenotipos se presentan en las zonas de unión, llamadas comisuras, entre los dos hemisferios del cerebro que se unen durante el estado embriónico por medio de los axones (prolongaciones de la neurona)”.

Así, la Sintaxina-1 se encuentra involucrada en la atracción de los axones y las neuronas que cruzan los hemisferios cerebrales, asegurando la formación correcta de los circuitos neuronales.

La delicadeza del desarrollo nervioso

Siguiendo los resultados en varias especies, los investigadores encontraron que la Sintaxina-1 había conservado el rol a través de la evolución, ya que marca un desarrollo básico tanto en especies de invertebrados como en vertebrados.

En moscas, la pérdida de Sintaxina-1 provoca un mal direccionamiento de los axones en las etapas embrionarias de la mosca, afectando al desarrollo de su Sistema Nervioso Central. Se encuentra un efecto parecido en el caso de la gallina, donde la alteración de la Sintaxina-1 provoca el fallo de los axones en la entrada o cruce por el espacio entre hemisferios del cerebro. Hasta en ratones, la alteración en la presencia de Sintaxina-1 puede provocar anormalidades motoras tan irremediables que pueden llegar a ser letales.”, detalla el Dr. Soriano.

Se define así el rol de la Sintaxina-1 en el desarrollo cerebral por medio de mecanismos de atracción química, muy conservado entre especies, que pueden facilitar la experimentación y abrir nuevas vías de investigación en el campo de las neurociencias.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Un estudio sugiere que las terapias epig...

by Instituto de Investigación Biomédica ( IRB Barcelona )

Un estudio liderado por el Instituto de Investigación Biomédica (IRB...

Diapositiva de Fotos