Elena Torrente (DKV Innolab): “En un año se ha avanzado en salud digital el equivalente a diez años”

Elena Torrente lleva 15 años trabajando en el ámbito de la innovación y de la salud digital, tanto en el sector público como en el privado. Actualmente es subdirectora de desarrollo de salud digital en DKV, además de estar a cargo del proyecto de DKV Innolab: un espacio para promover la investigación y la innovación para aportar soluciones eficaces en salud digital y mejorar el bienestar de las personas. También forma parte del grupo de expertos en salud digital de la OMS.

Tras 15 años en el ámbito de la innovación y la salud digital, ¿la irrupción de la COVID ha supuesto una aceleración en el campo de la salud digital?

Sin duda, totalmente, en un año prácticamente se ha avanzado el equivalente a diez años porque ha sido un antes y un después. La telemedicina ha sido quizás lo más relevante estos meses porque ha permitido ofrecer atención sanitaria de forma remota a personas que decidían quedarse en casa por miedo al contagio o por las estrategias puestas en marcha por las autoridades sanitarias para evitar colapsar el sistema. Esto ha permitido validar la utilidad de la telemedicina en muchos casos (hay estudios que afirman que tres de cada cuatro consultas ambulatorias o son innecesarias o son susceptibles de virtualización). Y lo mejor es que se ha
visto tanto del lado de los profesionales como de los pacientes (conveniencia, ahorro de tiempo de desplazamiento…). Pero más allá de la telemedicina (ya sea síncrona o asíncrona) la salud digital abarca mucho más: es la aplicación de la tecnología para mejorar la salud de las personas y ahí encontramos herramientas digitales para la optimización del diagnóstico, para el autocuidado, la prevención o la educación para la salud, para mejora de los tratamientos, para la detección temprana y la monitorización a distancia, etc.

La cuestión ahora es ver si esta tendencia se mantiene post-pandemia pero todo apunta a que sí. Tenemos datos de este primer trimestre de 2021 donde la inversión en start-up a nivel mundial ha batido récords históricos y apunta a que la tendencia se mantenga en el tiempo.

En DKV habéis desarrollado una herramienta digital que se llama “Quiero cuidarme más” que permite al paciente una plataforma para acceder a los informes médicos, para programar las citas médicas, incluso la realización de consultas virtuales, ¿qué grado de aceptación ha tenido esta herramienta tanto por la gente como por los médicos?

Como en todo el sector, hay un antes y un después de la pandemia. Antes de la COVID, por suerte, ya habíamos hecho un esfuerzo, ya llevábamos 6 o 7 años construyendo toda esta plataforma, por tanto, ya teníamos los deberes “hechos” en salud digital y entonces lo que nos permitió al tener la plataforma en marcha fue aportar soluciones y atención a nuestros clientes. Por tanto, la aceptación ha sido muy buena. Hubo un momento durante la crisis donde más del 50% de toda la actividad de nuestra compañía se hacía de forma virtual, eso es un récord histórico para la compañía y lo hemos podido hacer porque estábamos preparados para hacerlo y teníamos la tecnología para ello.

“Quiero Cuidarme Más” está diseñado de forma modular y esto permite su personalización en función de las necesidades de nuestros clientes. El grado de aceptación está siendo muy bueno sobre todo en lo que respecta a las consultas virtuales (medicina general 24h y 10 especialidades) y a otros servicios como el coach o la comadrona digital. Los médicos también lo perciben muy positivamente: durante la pandemia les permitió mantener la actividad que, sin eso, no hubieran podido realizar, y ahora han visto que para muchos tipos de consultas (seguimiento de crónicos, …) la atención de forma virtual es muy adecuada.

Las herramientas de autocuidado son más difíciles de adoptar y por eso, a través del Lab trabajamos, entre otras cosas, en elementos de behavioral change y de salud positiva inteligente.

La GDPR (General Data Protection Regulation) vigente en la actualidad será ampliada con nuevas legislaciones resultantes de iniciativas, tanto de la Comisión Europea como de la FDA, para asegurar una protección de datos clínicos del paciente. ¿Puede suponer esta nueva regulación una ralentización para la Salud Digital?

Durante la pandemia se ha relajado, en general bastante, el nivel de exigencia en cuanto a seguridad por la propia necesidad de atención por la situación que estábamos viviendo y ha habido soluciones que no cumplían exactamente con todas las garantías de seguridad que son exigibles en el ámbito de la salud. Entonces, yo creo que una reforma de la legislación puede aumentar así la conciencia de que no todo vale, hay que hacer las cosas con todas las garantías de seguridad, la tecnología tiene que adaptarse a los estándares que ya están definidos para cumplir con esos niveles de seguridad y que de alguna manera también va a servir para poner en valor las cosas que se están haciendo bien.

Muchas apps de salud digital son gratuitas, ¿puede ser contraproducente para el desarrollo comercial de apps más completas?

Yo creo que no, y también dudo que todas las apps sean gratuitas porque puede que haya una serie de servicios que puede que sean gratuitos en una primera versión, pero luego hay updates o servicios adicionales que sí tienen un coste. También vamos a una economía de la suscripción: los ciudadanos estamos acostumbrados a pagar suscripciones a servicios (ej. Netflix, Spotify…), eso sí: servicios que nos aporten “valor”. El quid de la cuestión será ese. Las soluciones que quieran comercializarse con modelo SaaS deberán tener una propuesta de valor clara y relevante para el usuario final que cada vez tendrá más donde elegir. Aquí elementos como la usabilidad o la experiencia de usuario serán clave, pero también la interoperabilidad y capacidad de integración de las soluciones con cualquier sistema.

Hablando sobre otro modelo de negocio, el Data as a Service (DaaS), ¿qué opinas de este modelo?

En el sector de la salud digital vemos cada vez más soluciones comercializadas como Software as a Service (SaaS) y el Data as a Service (DaaS) lo que ofrece son múltiples servicios relacionados con estos datos que están en la nube (procesamiento, analítica de datos…). El modelo de negocio suele basarse en suscripción y en el sector de la salud digital, donde las soluciones están apificadas, este modelo de “pago por consumo” del dato, es interesante, siempre manteniendo todas las garantías de seguridad exigibles. Y, lo más importante bajo mi punto de vista: de cara al usuario final, podemos ofrecerle múltiples servicios de valor donde la integración se produce en el back (entre los sistemas) sin necesidad de cambiar de aplicación o solución.

¿Por qué DKV decide crear DKV Innolab?

Nosotros llevamos seis años trabajando en salud digital y construyendo un ecosistema centrado en la persona. A partir de su Personal Health Record se crean una serie de servicios que van desde el ámbito de la promoción de la salud al ámbito de la atención virtual. De alguna forma, con el Innolab queremos dar un paso más en esta apuesta por la promoción de la salud que estamos liderando y queremos hacerlo contando con este entorno de innovación. Es una apuesta muy relevante para el ecosistema de innovación en salud en Barcelona y queremos llevarla a dos grandes ámbitos: la innovación abierta y la investigación. La innovación abierta porque queremos mantenernos a la última en cuanto a tendencias y detectar aquellas soluciones a incorporar a nuestra cadena de valor. Para ello, tenemos en marcha distintas actividades como scouting, calls for ideas, hackatons y programas de aceleración e incubación donde ponemos a disposición nuestro entorno de Living Lab para el testeo y validación de soluciones en escenarios simulados. También hemos creado nuestro propio Certificado S+i que da acceso a distintos niveles de integración en el ecosistema.

Por otro lado, el área de investigación tiene como objetivo generar evidencia sobre la efectividad de soluciones de salud digital bajo el enfoque de Salud Positiva Inteligente. Para ello, participamos en proyectos de I+D a nivel nacional e internacional y realizamos análisis de mercado en nuevas tendencias y opiniones y preferencias de la población a través de encuestas, entrevistas y workshops (Comunidad de Amigos de Innolab).

¿Las aplicaciones digitales pueden contribuir a mejorar la salud global?

Sí, bajo el concepto de Salud Positiva Inteligente nos referimos a cómo conseguir lograr un estado de salud óptimo mediante el uso adecuado de los activos de salud que pueden ser habilitados por las nuevas tecnologías de la ubicuidad (IoT, inteligencia artificial, big data y robótica). Los activos de salud es cualquier factor (o recurso) que realce la habilidad de los individuos, grupos, comunidades, poblaciones, sistemas sociales y/o instituciones para mantener y sostener la salud y el bienestar. La salud positiva es el estudio científico de estos activos de salud y con “inteligente” nos referimos a cómo la tecnología puede apoyar ahí.

Otro tema es la prevención, ¿cómo contribuye DKV en este sentido?

Es un tema importante para DKV: todo lo que tenga que ver con la prevención y la mejora de la salud, como puede ser la detección de síntomas, prevenir enfermedades y fomentar hábitos saludables.

En DKV Innolab la validación de un producto de Salud Digital se puede validar en dos entornos: instalaciones controladas que emulan diferentes escenarios (como los existentes en las instalaciones de DKV Innolab) y entorno real (hospitales, casas de pacientes, etc). ¿cómo complementa una validación a la otra?

Depende de la solución y funcionalidades que se quieran validar. En algunos casos el entorno simulado será suficiente y en otros podremos contar con nuestra red de centros propios y con la involucración de los pacientes de la red de Amigos del Innolab que quieran validar, por ejemplo, dispositivos de monitorización a domicilio.

Se acaba de firmar un acuerdo con GENESIS Biomed, ¿qué puede aportar a DKV Innolab?

GENESIS Biomed tiene mucha experiencia en emprendimiento y en desarrollo de negocio en el sector. Y tiene también un amplio conocimiento del sector. Además, vamos a poder hacer actividades de tipo informativo con talleres para emprendedores y otras actividades de Innolab. Pensamos que alianzas de este tipo sirven para fortalecer el ecosistema y las relaciones entre los actores que nos dedicamos al sector de la innovación en salud.

¿Qué expectativas tenéis con DKV Innolab? ¿puede contribuir a desarrollar aplicaciones de salud digital?

Tenemos muchas expectativas desde que lo lanzamos, a pesar del parón de la COVID. Tenemos mucha confianza en emprender proyectos de innovación y contribuir a la mejora del diseño y la comercialización de aplicaciones del sector de la salud digital.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Memoria inmune en COVID

by Labo'Life

Si hablamos de inmunidad ante la infección COVID-19, lo primero que p...

Diapositiva de Fotos