Por Sandra Vicente / La Vanguardia

Los efectos beneficiosos del té verde podrían ir más allá de los ya conocidos, como sus propiedades antioxidantes: un equipo de la Universidad de Girona (UdG) ha descubierto que esta planta contiene un polifenol que reduce la sensación de dolor y la inflamación derivadas de enfermedades relacionadas con lesiones medulares, lumbares o la ciática entre otras. Se abre así una estrategia terapéutica que hasta ahora se reducía a fármacos muy potentes, pero con efectos adversos y que no siempre resultaban efectivos.

La investigación, realizada por el departamento de Ciencias Médicas de la UdG, ha descubierto que este polifenol derivado del té verde consigue inhibir una enzima necesaria para la síntesis de los ácidos grasos y la producción de energía celular. Esto se traduce en "una reducción considerable de la inflamación durante las tres primeras semanas, que luego conlleva un cambio en los procesos de neurotransmisión de la sensación de dolor", explica a Big Vang el doctor Enric Verdú, del Grupo de Investigación de Anatomía Clínica, Embriología, Neurociencia y Oncología Molecular (NEOMA) de la Universidad de Girona (UdG) e investigador principal del proyecto.

Las pruebas, hasta ahora, se han limitado a animales con lesiones medulares y ciática. Los resultados han mostrado una disminución de las molestias hasta en un 85% y, por tanto, un aumento de la movilidad. Se trata de una cifra positiva respecto a los fármacos actualmente disponibles para tratar el dolor neuropático, que sólo alivian el dolor de manera parcial y en una parte de los pacientes (sólo el 30% consigue reducir a la mitad o más las molestias). Todo ello puede llegar a causar trastornos psicológicos y fuertes depresiones fruto del insomnio, el estrés o la ansiedad.

Por ello, las mejoras no se limitan sólo al terreno físico, sino que también pueden tener ventajas muy positivas a nivel emocional. "Hemos visto que en los animales tratados ha habido mejoras psicológicas que es posible que se trasladen también a los humanos", apunta Verdú. El estudio, publicado en PLOS ONE y en el European Journal of Pain, apunta que es un tratamiento muy prometedor, aunque "tenemos que evitar dar falsas esperanzas", reitera Verdú, que explica que las pruebas en personas se plantean a largo plazo.

La investigación, enmarcada dentro del programa Recercaixa y financiada por Obra Social La Caixa y la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP), destaca otra ventaja importante del polifenol: tanto el natural (EGCG) como su derivado sintético (C30) se pueden inyectar o bien ingerir por la vía oral. "Para obtener las dosis necesarias para disminuir significativamente el dolor, el paciente debería tomar 80 tazas de té. Como es inviable, estamos desarrollando unas píldoras y confirmando que no tienen ningún efecto secundario ni toxicidad", explica el investigador.

El dolor neuropático se presenta como crónico en un 67% de personas que lo padecen, mientras que el resto lo describen como agudo. Según datos del Instituto Guttmann, las lesiones medulares traumáticas afectan a una media de mil personas cada año, cifra a la que hay que sumar las 25.000 personas que sufren de lesiones no traumáticas. El 54% de estos casos afectan a personas de entre 16 y 30 años de edad, sobre todo a causa de accidentes de tráfico. En total, cada año la prevalencia de los pacientes que sufren esta dolencia se calcula en 500 por cada millón de habitantes.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Oryzon anuncia sus resultados y avances ...

by Oryzon Genomics

Oryzon Genomics, S.A., la compañía española que desarrolla terapias...

Diapositiva de Fotos