Un estudio liderado por los doctores Joaquim Gascón, director de la iniciativa de Chagas en ISGlobal y María Jesús Pinazo, investigadora de ISGlobal, muestra que pacientes con enfermedad crónica de Chagas presentan niveles elevados de algunos factores de coagulación y que dichos niveles disminuyen tras tratamiento terapéutico. El estudio, publicado en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases, abre la posibilidad de utilizar dichos factores como biomarcadores para evaluar la respuesta al tratamiento en pacientes crónicos.

Se han descrito accidentes tromboembólicos en pacientes con enfermedad crónica de Chagas. No todos estos accidentes se deben a complicaciones cardíacas, lo cual ha conducido a la hipótesis de que dichos pacientes tienen una mayor tendencia a formar coágulos sanguíneos, seguramente como resultado de una infección crónica por el parásito, T. cruzi. En el presente estudio, los investigadores buscaron determinar los niveles de más de 20 factores hemostáticos (es decir, que regulan la coagulación) en dichos pacientes, y evaluar si a lo largo de 36 meses de seguimiento, dichos niveles cambian tras un tratamiento con benznidazol. Identificaron tres factores (fragmentos 1 y 2 de la protrombina, la ETP y los complejos plasmina-antiplasmina o PAP) cuyos niveles, elevados inicialmente en un porcentaje elevado de pacientes, se normalizaron en la gran mayoría de los mismos tras el tratamiento.

Los autores concluyen que los pacientes con infección crónica por T. cruzi presentan un posible estado de “hipercoagulación”, independientemente de si tienen daños a nivel cardiológico y/o digestivo. Además, proponen que los factores de coagulación identificados podrían servir de biomarcadores subrogados para evaluar la respuesta al tratamiento. Sin embargo, añaden, todavía no se sabe con certeza si la disminución en los niveles de dichos factores se debe a la disminución en la cantidad de parásitos, a su eliminación o bien a otros efectos del fármaco.

Hasta la fecha, no existen biomarcadores de pronóstico y progresión para la enfermedad crónica de Chagas. La identificación de marcadores, como los descritos en este estudio, facilitará manera considerable la evaluación de nuevos tratamientos para esta enfermedad desatendida.

Se calcula que en el mundo hay entre 6 y 7 millones de personas infectadas por Trypanosoma cruzi, la mayoría de ellas en América Latina, donde se transmite principalmente por las heces de insectos triatomínos. Hasta un 30% de los enfermos crónicos presentan alteraciones cardiacas y hasta un 10% padecen alteraciones digestivas, neurológicas o combinadas. No hay vacuna contra la enfermedad.

Referencia

Pinazo MJ, Posada Ede J, Izquierdo L et al. Altered Hypercoagulability Factors in Patients with Chronic Chagas Disease: Potential Biomarkers of Therapeutic Response. PLoS Negl Trop Dis. 2016 Jan 4;10(1):e0004269.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Oryzon anuncia sus resultados y avances ...

by Oryzon Genomics

Oryzon Genomics, S.A., la compañía española que desarrolla terapias...

Diapositiva de Fotos