Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los pacientes de cáncer rectal localmente avanzado son las metástasis. Ahora, los resultados del ensayo RAPIDO de Fase III –que acaban de ser publicados en The Lancet Oncology– demuestran que es posible reducir este riesgo con un nuevo tratamiento experimental, en el que se aplicaría primero una radioterapia de corta duración como tratamiento locoregional, seguida de quimioterapia preoperatoria para mejorar el control sistémico y retrasar la cirugía. De esta forma se lograría mejorar los resultados de supervivencia libre de enfermedad a los tres años en pacientes con carcinoma de recto con alto riesgo de recaída local y/o sistémica.

Este ensayo, que ha sido multicéntrico, internacional y aleatorizado, ha tenido como coordinador nacional al Dr. Andrés Cervantes, director general y científico del Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, del Hospital Clínico de Valencia. En él han participado cinco centros españoles, entre los que destaca el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), que forma parte del Campus Vall d’Hebron. “Nosotros hemos sido uno de los máximos reclutadores internacionales y por tanto hemos podido ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento pionero que les ha permitido adelantarse prácticamente una década a lo que será el nuevo tratamiento estándar de esta enfermedad”, explica el Dr. Jaume Capdevila, oncólogo médico del Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigador del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO.

Un cambio de tratamiento

El tratamiento estándar hasta la fecha en pacientes diagnosticados de adenocarcinoma primario rectal con alto riesgo de recidiva local y/o sistémica consistía en la administración de radioterapia preoperatoria con quimioterapia concomitante y posterior cirugía entre las ocho y doce semanas de haberse finalizado el tratamiento con quimioradioterapia. Posteriormente, se administraba quimioterapia adyuvante durante cuatro meses. “Esta estrategia de tratamiento provocaba que los pacientes no pudieran recibir un tratamiento con quimioterapia sistémica para la eliminación de las micrometástasis hasta después de la cirugía, entre unos cinco y seis meses después del diagnóstico del cáncer de recto. Este hecho condicionaba el patrón de recaída de la enfermedad, que ya no era básicamente locoregional, si no que era a distancia, en forma de metástasis”,explica el Dr. Capdevila.

Con el objetivo de dar tratamiento sistémico más intenso con quimioterapia de forma más precoz, se debía modificar toda la estrategia de tratamiento del cáncer de recto, implementando lo que se conoce como tratamiento neoadyuvante total (TNT). Así, la quimioterapia se puede administrar antes o después de la radioterapia. Y todo, antes de la cirugía. “De esta forma se está permitiendo no solo controlar la enfermedad a nivel local, si no también luchar contra las micrometástasis y aumentar las probabilidades de curación”, añade el Dr. Capdevila.

En el estudio RAPIDO han participado 912 pacientes de 54 centros de siete países –España, Holanda, Suecia, Eslovenia, Dinamarca, Noruega y Estados Unidos– con diagnóstico de cáncer de recto localmente avanzado. En él se ha investigado el tratamiento experimental de TNT, que consta de radioterapia de tanda corta –cinco días de tratamiento con radioterapia a dosis de 5Gy por sesión– seguido de quimioterapia sistémica – con oxaliplatino y fluoropirimidinas– durante cuatro meses y posteriormente cirugía, comparándolo con el tratamiento estándar de quimioradioterapia y cirugía, seguido de quimioterapia adyuvante.

Los resultados del estudio RAPIDO confirman un excelente control de la enfermedad en la rama experimental, sobre todo con un impacto significativo en la reducción del riesgo de recaída a distancia, es decir, de metástasis, del 31%. Además, otro hallazgo significativo del estudio es que la tasa de desaparición completa del tumor en la rama experimental duplicó a la del tratamiento convencional: pasó del 14% al 28,3%. Esta observación refuerza el potencial del tratamiento aplicado en el estudio RAPIDO en el futuro desarrollo de una estrategia de preservación del órgano en cáncer de recto, intentando evitar la cirugía al incrementar las probabilidades de conseguir una respuesta completa tumoral con el tratamiento de TNT.

El estudio ha recibido financiación del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), del Ministerio de Sanidad, a través de la plataforma CAIBER de Investigación Clínica independiente, y ha contado con la participación de la Plataforma SCREN de ensayos clínicos.

Sobre el cáncer colorrectal (CCR)

El cáncer colorrectal (CCR) es un importante problema de salud pública. Más de un millón de personas son diagnosticadas con CCR cada año en el mundo, y más de 500.000 mueren a causa de la enfermedad. El pronóstico de los pacientes con CCR ha mejorado durante las últimas décadas, con una supervivencia a los cinco años que ha alcanzado casi el 65% en los países desarrollados.

La estratificación al diagnóstico según el sistema de estadificación actual es el factor pronóstico más importante, sobre el que se basan las decisiones terapéuticas. Sin embargo, esta clasificación no predice la respuesta terapéutica ni el resultado final en pacientes que han recibido tratamiento. De hecho, una proporción considerable de estos pacientes no se benefician de la quimioterapia y casi el 50% de ellos desarrollarán metástasis a pesar de recibir un tratamiento óptimo inicial.

Subscribe to Directory
Write an Article

Recent News

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Highlight

Interview with Dámaso Molero, general m...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero: “There are great opportunities in Latin America for ...

Una nueva vacuna experimental es capaz d...

by Agencia Sinc

Mejorar el diseño de las vacunas contra el cáncer es uno de los gran...

Photos Stream