• Más de un centenar de pacientes han sido intervenidos con éxito, sin requerir anestesia general, ni ingreso hospitalario
  • El hospital realiza una jornada quirúrgica de formación para especialistas de otros hospitales

El Hospital General de València fue el primer hospital público de España que en enero de 2019 introdujo esta técnica para reducir el tamaño de la próstata en régimen ambulatorio mediante el uso de vapor de agua.

Se trata de una intervención endoscópica de pocos minutos, que no requiere anestesia general, ni ingreso hospitalario, ni produce apenas sangrado y que no ocasiona efectos secundarios en la esfera sexual.

Desde entonces, un centenar los pacientes se han beneficiado de este tratamiento para la hiperplasia benigna de próstata. Por este motivo, se ha celebrado una jornada quirúrgica de formación a la que han asistido especialistas de hospitales de la Comunitat Valenciana y de Murcia.

Según Emilio López Alcina, jefe del servicio de Urología, “somos el hospital que más casos ha hecho en el ámbito nacional, con una tasa de resolución de la sintomatología muy alta. Como centro de excelencia desde el punto de vista formativo, estamos formando a especialistas tanto en el aprendizaje de esta técnica dentro de un entorno de prácticas y maniobras de seguridad como en todo el desarrollo del circuito que se requiere desde la entrada a la salida del paciente”.

La formación ha sido impartida por tres expertos en este campo del servicio de Urología del Hospital General, que han compartido su experiencia a través de una parte teórica y de otra práctica, en la que se han llevado a cabo varias intervenciones de reducción del tamaño de la próstata con vapor de agua.

“Al ser una técnica que no requiere ingreso, prácticamente no hemos parado de operar durante la pandemia, excepto en momentos puntuales. Próximamente seremos centro acreditador nacional para este tipo de técnica”, añade López Alcina.

Técnica con vapor de agua

Esta terapia consiste en la inyección de vapor de agua, a través de la uretra, en el interior de la glándula prostática. El tejido en contacto con el vapor se destruye de modo que es eliminado por el propio cuerpo solventando los problemas ocasionados por el crecimiento de la próstata en el paciente.

Otra de las principales ventajas es que se evitan los fármacos que requieren estos pacientes por largos periodos de tiempo y que además provocan efectos secundarios, sobre todo en el ámbito sexual.

“Esta técnica nos permite aplicarla a un rango muy amplio, hasta 80 centímetros cúbicos de volumen de próstata, lo que representa poder abarcar hasta el 80% de varones que sufren hiperplasia benigna de próstata”, explica López Alcina.

Hombres mayores de 50 años

La hiperplasia benigna de próstata es una agrandamiento de la glándula prostática que afecta a aproximadamente el 50% de la población masculina entre los 51 y 60 años de edad, y hasta el 90% de los hombres mayores de 80 años.

Este agrandamiento puede comprimir la uretra reduciendo o incluso bloqueando el flujo de orina desde la vejiga. Se trata, por tanto de una patología crónica con una gran prevalencia.

Subscribe to Directory
Write an Article

Recent News

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Highlight

Interview with Dámaso Molero, general m...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero: “There are great opportunities in Latin America for ...

Low birth weight induces changes to the ...

by Fundació Clínic per a la Recerca Biomèdica

A study coordinated by researchers at BCNatal-IDIBAPS, and published b...

Photos Stream