• Esta nueva terapia no solo evitará neurocirugías muy complejas y de alto riesgo, sino que abre posibilidades terapéuticas a pacientes que hasta ahora no tenían ningún tratamiento disponible
  • Se prevé que este nuevo tratamiento esté disponible en el centro a principios del 2021

El Hospital Germans Trias contará a partir del año 2021 con unos nuevos equipamientos de Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad (HIFU, por sus siglas en inglés) guiados por resonancia magnética. Se trata de una nueva tecnología que ha acreditado su eficacia en el control sintomático del temblor esencial y de la enfermedad de Parkinson de predominio tremórico, es decir, el fenotipo de mayor y principal afectación motora. Esta tecnología permite tratar a los pacientes de forma menos invasiva y también a aquellos enfermos en los que el tratamiento farmacológico no es eficaz. Se calcula que, actualmente, alrededor de 8.000 personas podrían verse beneficiadas en Cataluña de la puesta en marcha de este nuevo programa terapéutico, único en un hospital público en España.

Los pacientes que sufren temblor esencial presentan una gran dificultad o incluso la imposibilidad de realizar tareas tan básicas como la escritura, el afeitado, ir al lavabo o incluso utilizar los utensilios de comida y necesitan asistencia, ya que este temblor se presenta principalmente en extremidades en el momento de realizar una acción o mantener una postura. Esto también conlleva repercusiones laborales, ya que una parte importante de pacientes con temblor, hasta un 60%, presentan una reducción de sus expectativas laborales y hasta un 15-20% abandonan prematuramente su actividad laboral.


Actualmente, los pacientes tanto de la enfermedad de Parkinson tremórico como del temblor esencial que no responden al tratamiento farmacológico deben someterse a terapias avanzadas que consisten fundamentalmente en la cirugía funcional con implantación de electrodos en estructuras cerebrales. Sin embargo, las condiciones en que se pueden realizar estas técnicas son restrictivas, por lo que un grupo significativo de estos pacientes potenciales quedan excluidos; a ellos hay que sumar el grupo de pacientes que pueden rechazar esta cirugía por el riesgo de potenciales efectos secundarios.

La evidencia ha demostrado el éxito del HIFU en todos estos pacientes, pero es que, además, cada vez es mayor la evidencia de su utilidad en el tratamiento sintomático de otras patologías tanto en el área de las neurociencias (por ejemplo en terapias para el tratamiento de tumores cerebrales o dolor neuropático), como en otras áreas de la medicina como la cirugía general, la ginecología y la urología. En esta línea, el compromiso del Hospital con la investigación se ve reforzado con esta nueva tecnología que permite desarrollar líneas innovadoras tanto en el campo de las enfermedades neurodegenerativas (sinucleinopatías y taupatías, esencialmente la enfermedad de Alzheimer) como en otras especialidades. Su llegada permitirá abrir la puerta a proyectos colaborativos con diferentes entidades aportando los métodos tecnológicos más avanzados.

Para incorporar esta tecnología el Hospital ya ha abierto un concurso público que prevé evaluar las ofertas y adjudicarlo durante el último trimestre de 2020 y se calcula que el aparato podría estar operativo a principios del 2021. El proyecto no solo permitirá ampliar el volumen de pacientes a tratar y darles un tratamiento no invasivo, sino que los costes de utilizar esta tecnología suponen un ahorro frente a los costes de las técnicas quirúrgicas y los costes de medicación de alto coste que se dispensan de forma permanente a los pacientes.


Una técnica terapéutica con muchos años de investigación detrás

Aunque el primer intento de crear lesiones en los ganglios basales utilizando ultrasonidos fecha de 1958, el uso combinado de los ultrasonidos y de la resonancia magnética (RM) con fines terapéuticos no fue demostrado in vitro en diferentes tejidos hasta principios de los años 90. La mejora técnica de los dispositivos permitió asegurar la energía acústica necesaria para producir el efecto deseado a través del cráneo intacto el 2002 y la incorporación de imágenes de TAC craneal permitió solucionar problemas que causaban irregularidades en los resultados.

La integración de los dispositivos con RM craneal permite una definición más precisa de la diana terapéutica así como un control de la energía aplicada mediante técnicas de imagen sensibles a la temperatura. Esto permite un control clínico y monitorización de los efectos terapéuticos y de los posibles efectos secundarios antes de producirse la lesión definitiva.

La producción de lesiones cerebrales mediante la aplicación de HIFU se empezó a investigar en humanos a partir de 2010, y a partir de ese momento se han multiplicado los estudios en diferentes patologías tanto lesionales como en cirugía funcional. Actualmente, esta tecnología tiene aprobación de la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA) y la Conformidad Europea (CE) de la Unión Europea para el tratamiento del temblor esencial refractario (lesión unilateral), enfermedad de Parkinson de predominio tremórico y asimétrico (lesión unilateral) y dolor neuropático; a la vez que se han iniciado múltiples ensayos clínicos con lesiones bilaterales de las patologías mencionadas, distonía o lesiones estructurales como glioblastoma o metástasis cerebrales.


Las neurociencias y Germans Trias

La Unidad de Cirugía Funcional de los Trastornos del Movimiento del Hospital Germans Trias inició su actividad en 2004, y está integrada dentro de la Dirección Clínica de Neurociencias del centro. Está constituida por especialistas en Neurología, Neurocirugía, Neuropsicología y Radiología formados en el diagnóstico y tratamiento de estos trastornos. En noviembre de 2005 se realizó la primera implantación de un dispositivo intracraneal y desde entonces ha seguido una actividad constante y creciente, mejorando los parámetros estándar de calidad y resultados clínicos hasta convertirse en el principal centro implantador de Cataluña.

Ramiro Álvarez, jefe de la Unidad de Cirugía Funcional de los Trastornos del Movimiento del Hospital, asegura que, en relación a las aplicaciones de esta nueva tecnología, "hoy estamos hablando del temblor esencial o de la enfermedad de Parkinson tremórica, pero es indudable que esta técnica extenderá sus indicaciones a otros casos como la enfermedad de Parkinson complicada ". "Incluso, técnicas avanzadas basadas en el uso de los ultrasonidos tendrán próximamente un papel importante en otras enfermedades neurodegenerativas y en la oncología", augura Álvarez, que concluye: "Esto abre una vía innovadora y esperanzadora para el futuro de estas enfermedades".

Fuente: Hospital Universitari Germans Trias i Pujol

http://www.hospitalgermanstrias.cat/noticia?noticia=219961
Subscribe to Directory
Write an Article

Recent News

Exposure to Heat and Cold During Pregnan...

The research team observed changes in head circumf...

Using mobile RNAs to improve Nitrogen a...

AtCDF3 gene induced greater production of sugars a...

El diagnóstico genético neonatal mejor...

Un estudio con datos de los últimos 35 años, ind...

Highlight

Eosinófilos. ¿Qué significa tener val...

by Labo'Life

​En nuestro post hablamos sobre este interesante tipo de célula del...

Investigadoras del CSIC descubren la pre...

by CSIC - Centro Superior de Investigaciones Científicas

El trabajo identifica amiloides bacterianos en el biofilm de la microb...

Photos Stream