Las vacunas no terminarán con la COVID-19, señalan algunos expertos. Por eso es necesario encontrar un tratamiento para las consecuencias más graves de esta enfermedad. De ahí la investigación ‘Balmis 19’ con células madre mesenquimales: podría bajar hasta un 50% la mortalidad en pacientes graves.

“El virus seguirá estando pese a las vacunas, por eso necesitamos tratamientos”, reconocía recientemente el exministro y catedrático en Fisiología Bernat Soria en el Foro Salud de Nueva Economía Fórum. No busca desacreditar las vacunas, tal y como recoge el diario Levante; Soria pone el foco en la eficacia de éstas, situada en un 90 %. Pura estadística: para 100 millones de contagios un 10 % enferma de COVID-19 y 10 millones de personas padecerán la enfermedad. Es decir, uno de cada diez podría necesitar tratamiento, ventilación, UCI…

Una salida para pacientes con complicaciones inflamatorias

El científico Bernat Soria está liderando el proyecto ‘Balmis 19’, que investiga el tratamiento con células madre para los pacientes más graves. Pone el foco en los enfermos de fase 6 y 7 (la 8 supone la muerte) que se enfrentan a complicaciones inflamatorias tromboembólicas. Ésta es la causa por la que fallecen muchos pacientes de la COVID-19 ingresados en UCI. Seis hospitales españoles y seis universidades participan en la investigación.


El objetivo es mejorar la inflamación pulmonar de los enfermos más graves a través del uso de las células madre

El medicamento creado a partir de células madre, se inyecta por vía intravenosa durante unos 40 o 60 minutos. Las células que han creado son “potentes antiinflamatorios” y tienen cierta capacidad de regenerar los tejidos, tal y como recoge Infosalus.

En un primer estudio con esta terapia avanzada se comprobó que, tras su administración, la mortalidad de los pacientes críticos en UCI se reducía entre un 50% y un 85%. Para los pacientes que están en grados seis y siete disminuía un 15%, aseguró Soria en el Foro Salud organizado por Nueva Economía Fórum.


Actualmente, se encuentra en ensayo de fase II para comprobar su eficacia, tras pasar los ensayos de seguridad y fiabilidad

Soria es, junto con el Dr. Damián García Olmo, de la Fundación Jiménez Díaz, impulsor de esta terapia. Además, el exministro colabora en la investigación de una terapia en fase II con células antivirales (linfocitos T memoria de la linfoteca) y células madre mesenquimales.

Un proyecto que necesita financiación

Tal y como señaló el investigador en el Foro Salud, es necesario un esfuerzo “diez veces más grande”, por lo menos, para que se pueda avanzar más rápido en las investigaciones. “El sistema está saturado y, en financiación el sector privado es el que aporta, con condiciones”, reconoció Bernat Soria.

Así lo recoge el diario Alicante Plaza, donde el investigador asegura que el Ministerio de Ciencia ha aportado financiación para las “necesarias vacunas”. Sin embargo, “no se ha volcado en otras investigaciones que van hacia el tratamiento de la COVID-19, como es el de ‘Balmis 19’, pero también de otros investigadores”, aseguraba Soria.

España dedica muy poco dinero a la investigación lamentaba Soria. “No es sorpresa que las vacunas se hayan desarrollado en Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, países que invierten un 3% en investigar”. Frente a este dato, en España la inversión es del 2,1%, por lo que para Soria es necesaria una colaboración público-privada que impulse estos trabajos.

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

El cáncer de mama es protagonista en ES...

by VHIO

Dentro del congreso anual de ESMO, el cáncer de mama ha vuelto a ser ...

Diapositiva de Fotos