Ésta es la historia de unos desafortunados insectos que quedaron atrapados en el ámbar, pero también de unos científicos que en la desgracia de esos insectos recién nacidos han encontrado una oportunidad única, la de estudiar por primera vez la eclosión de varias larvas de hace 130 millones de años. El reciente estudio publicado en la prestigiosa revista Palaeontology muestra cómo esos diminutos insectos crisopoideos agonizaron justo después de romper el cascarón y quedaron inmortalizados.

Se trata de una puesta fósil de varios huevos y las larvas por encima de ellos. Se han descrito las larvas con el nombre Tragichrysa ovoruptora, algo así como “trágica crisopa rompedora de huevos”. La importancia del hallazgo radica en que hasta ahora no se habían encontrado en el registro fósil esas estructuras que permiten la rotura del cascarón, en parte por lo efímero del proceso del nacimiento y lo rápido que los restos desaparecen después del mismo, como indica el coautor del estudio Michael S. Engel, de la Universidad de Kansas.


Estos recién nacidos que encontraron la muerte nada más nacer disponían de “una especie de ‘máscara’ con una hoja dentada que quedaría adherida a la cáscara de huevo vacía, que es exactamente lo que se ha hallado en el ámbar junto a estas larvas”, como explica Ricardo Pérez-de la Fuente, investigador del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford y autor principal del trabajo. La evidencia de la tierna edad de las larvas fósiles estaría en su pequeño tamaño y en las características del cuerpo, como por ejemplo las dos piezas bucales de sus mandíbulas no interbloqueadas y no endurecidas. Poco después del nacimiento y antes de dispersarse para buscar presas de las que alimentarse, las mandíbulas de este tipo de larvas cambian y se vuelven funcionales.

Todas las preparaciones estudiadas se obtuvieron de la misma pieza de ámbar y son tan delgadas como una cabeza de alfiler, pero la conservación es tan buena que permite un relato detallado de lo que ocurrió y de las características de los pequeños huevos, según Dany Azar de la Universidad del Líbano, coautor del estudio, quien descubrió y preparó las muestras de ámbar estudiadas.


Parecería razonable suponer que los rasgos implicados en un evento vital tan crucial como es el nacimiento (eclosión) habrían permanecido muy estables durante la evolución, pero como indica Enrique Peñalver, del Museo Geominero, perteneciente al Instituto Geológico y Minero de España (IGME), también coautor del estudio, "hay casos conocidos en insectos actuales, incluso de grupos muy estrechamente relacionados, que muestran diferentes métodos de eclosión que puede conllevar la pérdida de parte de la puesta. Por lo tanto, la estabilidad a largo plazo de un mecanismo de eclosión en un linaje animal determinado no puede darse por sentado". En el caso de los insectos crisopoideos, se observa que los actuales eclosionan como ya lo hacían sus antepasados hace 130 millones de años. Este sofisticado mecanismo de eclosión al parecer es muy eficiente, si tenemos en cuenta su perduración hasta nuestros días.

Fuente: DiCYT - Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología

http://www.dicyt.com/noticias/el-mas-antiguo-mecanismo-para-romper-el-huevo-que-se-conoce
Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

Tuneable reverse photochromes in the sol...

A new technique allows the design of solid materia...

La Unidad de Chequeos de la Clínica sup...

El estudio realizado sobre una muestra significati...

Destacadas

Entrevista con Dámaso Molero, director ...

by 3P Biopharmaceuticals

Dámaso Molero:" Creo que en Latinoamérica habrá negocio en el d...

Cada vez más cerca de inhibir el gen My...

by VHIO

Hemos recorrido un largo camino hasta llegar a este punto, con multitu...

Diapositiva de Fotos