El grupo de Enfermedades Digestivas y Microbiota del Instituto de Investigación Biomédica de Girona Josep Trueta (IDIBGI) ha investigado el papel de ciertos biomarcadores de estrés oxidativo e inflamación en el desarrollo de cáncer de páncreas y pancreatitis crónica. Los resultados de este estudio, publicados en la revista científica Journal of Clinical Medicine, permiten descartar a estos biomarcadores como dianas de tratamiento para prevenir la enfermedad pancreática. Sin embargo, las conclusiones dejan la puerta abierta a examinar si estos biomarcadores podrían servir como potenciales herramientas no invasivas para un diagnóstico precoz.

Actualmente, el principal problema de la enfermedad pancreática es su inespecificidad en síntomas, los cuales también se asocian a otras muchas enfermedades y se presentan en estadios avanzados. Esto complica la prevención y el diagnóstico clínico, y también empeora la prognosis, es decir, la evolución de la enfermedad. La identificación de factores de riesgo causales por la enfermedad pancreática es importante porque permite desarrollar estrategias de intervención para su prevención.

En este artículo en la revista Journal of Clinical Medicine, el grupo de Enfermedades Digestivas y Microbiota del IDIBGI, liderado por el dr. Xavier Aldeguer analiza las asociaciones entre biomarcadores de inflamación, estrés oxidativo y permeabilidad intestinal con enfermedades pancreáticas. Se trata de biomarcadores que se relacionan con procesos de desregulación que se producen cuando se padece una enfermedad crónica, como es el caso de la pancreatitis crónica, o existe presencia de un tumor, como en el caso del cáncer del páncreas. También se cree que esta desregulación e inflamación está asociada a la enfermedad y promueve el desarrollo del tumor y su progresión. Por ello, en esta investigación también se evalúa si las asociaciones observadas tienen un efecto causal en la enfermedad pancreática, para determinar su uso como herramienta de prevención.

Los resultados serológicos del estudio indican que los pacientes con pancreatitis crónica y cáncer de páncreas tienen menor capacidad de regular el estrés oxidativo en comparación con los controles sanos. Sin embargo, se observa como un nivel menor de actividad de las enzimas de regulación del estrés oxidativo, está asociado a mayor riesgo de la pancreatitis crónica, pero no del cáncer del páncreas. De forma similar, mayores niveles de daño celular se asocian a mayor riesgo sólo de la pancreatitis crónica.

Cuando se explora la relación causal de estas asociaciones observadas con la pancreatitis crónica, se observa que no es una relación causal; lo que nos informa de que estos biomarcadores no son una buena opción como herramientas para su prevención. Sin embargo, el estudio abre la puerta a una posible relación entre estos biomarcadores y la pancreatitis crónica, lo que implica continuar investigando su potencial como herramientas de diagnóstico precoz en la práctica clínica.

A nivel metodológico, este estudio utiliza la aleatorización Mendeliana como alternativa a los ensayos controlados aleatorizados a la hora de estudiar la causalidad de las asociaciones identificadas entre los biomarcadores y la pancreatitis crónica. Esto se debe a que los ensayos controlados aleatorizados son muy costosos y complejos de implementar. Uno de los principales problemas de estos ensayos es que deben controlarse, en la mejor manera posible, todos los factores externos (ambientales y demográficos) que pueden influir en el desarrollo de una enfermedad y que no están distribuidos de forma equitativa entre la población de estudio.

En cambio, la aleatorización Mendeliana utiliza variantes genéticas que se encuentran fuertemente asociadas a los biomarcadores que quieren estudiarse, en este estudio serán la actividad de dos enzimas de regulación del estrés oxidativo y los niveles de un marcador que determina el daño celular. Las variantes genéticas encontradas que se asocian a estos biomarcadores, se distribuyen de forma aleatoria a la población, generando grupos de personas con mayor o menor predisposición genética a la actividad de las enzimas y los niveles de daño celular.

De esta forma, estudiando la distribución de estas variantes genéticas en una población donde existen grupos de pacientes de enfermedad pancreática y controles sanos se puede saber si el biomarcardor está asociado causalmente a la enfermedad. Los factores externos que pueden influir en el estudio de asociación causal entre el biomarcador y la enfermedad están distribuidos de forma equitativa en el caso de la aleatorización Mendeliana, puesto que las variantes genéticas asociadas al biomarcador son independientes entre ellas.

Este trabajo surge de un proyecto financiado por la Maratón de TV3 603/C/2019, del que forman parte el Instituto de Investigación Biomédica de Girona (IDIBGI) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL).

Artículo de referencia: Vilà-Quintana L, Fort E, Pardo L, Albiol-Quer MT, Ortiz MR, Capdevila M, Feliu A, Bahí A, Llirós M, Aguilar E, et al. Exploring the Associations of Inflammatory and Oxidative Stress Biomarkers with Pancreatic Diseases: An Observational and Mendelian Randomisation Study. Journal of Clinical Medicine. 2024; 13(8):2247.

DOI: https://doi.org/10.3390/jcm13082247

Subscribirse al Directorio
Escribir un Artículo

Últimas Noticias

La exposición al frío y al calor duran...

El equipo de investigadores observó cambios en el...

Uso de RNA móviles para mejorar la asim...

El gen AtCDF3 promueve una mayor producción de az...

El diagnóstico genético neonatal mejor...

Un estudio con datos de los últimos 35 años, ind...

Destacadas

Eosinófilos. ¿Qué significa tener val...

by Labo'Life

En nuestro post hablamos sobre este interesante tipo de célula del si...

ORYZON seleccionado como Miembro Asociad...

by Oryzon Genomics

Oryzon validará agentes epigenéticos aplicando un enfoque de medicin...

Diapositiva de Fotos